El clima en Neuquén

icon
Temp
49% Hum
La Mañana araucarias

Con sus ganancias, compraron araucarias para reforestar los bosques quemados

Los propietarios de Allu compran un árbol con cada kilo de cera para snowboard que venden. Piden donaciones para avanzar más rápido con la recuperación de los bosques incendiados en Caviahue y Aluminé.

Fieles a su compromiso con el medioambiente, los emprendedores detrás de Allu, un emprendimiento de cera orgánica para tablas de snowboard, se animaron a soñar con una campaña masiva para reforestar toda la Argentina. Y empezaron por su lugar, Caviahue, donde piensan plantar unas 100 araucarias compradas con las ganancias que obtuvieron por la venta de sus productos y los talleres de mantenimiento de tablas que brindaron en distintas localidades neuquinas.

Lucas Campomori, uno de los tres socios detrás de este emprendimiento, explicó que es importante que toda la sociedad se comprometa con el cuidado del ambiente. Ellos, que vienen del mundo del snowboard y el esquí, tienen un vínculo especial con la montaña y los bosques, por lo que les duele cada chispa que se incendia en el bosque y que destruye los árboles milenarios del interior de Neuquén.

Te puede interesar...

Por eso, iniciaron una campaña para comprar una araucaria por cada kilo de cera para tablas de snowboard que vendieron. A su vez, ofrecieron cursos de reparación y mantenimiento de tablas que se tradujeron en la compra de más árboles. "Como los cursos se daban junto a la Municipalidad de Las Ovejas, la de la Caviahue y la de Centenario, los alumnos no pagaban nada, pero les pedíamos que compren una araucaria que vale 250 pesos", detalló.

Con ese trabajo, en un año juntaron entre 70 y 100 araucarias, que piensan plantan en un bosque de Caviahue en los primeros días de febrero, en una campaña que contará con la participación de voluntarios del Municipio y alumnos de escuelas secundarias. Los emprendedores sumaron un link de pago para todas las personas que no hacen snowboard, y que por lo tanto no consumen talleres ni cera para tablas, pero que quieren colaborar con la recuperación de los bosques. Así, esperan que en la jornada se planten entre 150 y 200 ejemplares.

Copahue es un área natural protegida, donde hay ñirantales y araucarias.

Sensibles ante el dramático incendio forestal que consumió los bosques nativos e implantados de Quillén, los tres socios de Allu piensan en continuar su plan de reforestación también en las cercanías de Aluminé. Ellos mismos compraron las araucarias, lengas y ñires en los lotes de Corfone, que se vieron afectados por el incendio, y les preguntaron cuándo podían ponerse manos a la obra para transformar ese campos de cenizas en un bosque nuevo.

"Nos explicaron que recién en mayo o junio se puede volver a plantar", dijo Lucas, y agregó que, por eso, proponen iniciar una campaña masiva para septiembre, con decenas de manos voluntarias que los ayuden a repoblar ese sector afectado por las llamas.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCYooctLMj--%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAFZA3xF9jZA2ZBP77H8tM4BS5DtAMGF1HBj7KiZCpaPQOrWRxIQIjWBoVQ2DS6HjL1tuyoi26Fls5NYXKgLa2N6X3CLoZBocMBGXjhRdRjalZCp8nIg49CDIhSkUlYqzbaxaZA7gDSkdq8lKbJiFfDbaQE2TiLb38uZAWZAgZCa9oxdx9pebybgqsZD
View this post on Instagram

A post shared by ALLU (@alluargentina)

Con sólo 250 pesos, cada neuquino puede ser protagonista en la reconstrucción de los bosques nativos, por lo que los emprendedores sueñan con una campaña de reforestación que exceda las fronteras de los esquiadores y aquellos que se deslizan en snowboard por los cerros neuquinos. Así, piden que todos se involucren para recuperar los paisajes privilegiados de Neuquén y su riqueza en materia de biodiversidad.

Las personas interesadas en hacer un aporte, pueden donar fondos a la campaña a través del siguiente enlace, o también sumarse como voluntarios para plantar junto a Allu Argentina, Allu Taller y Medio Ambiente de la Municipalidad de Caviahue a cargo de Myriam Rodríguez. El objetivo final es repoblar los bosques de Quillén con cinco mil ejemplares de especies nativas.

Una-cera-ecológica-para-deslizarse-en-la-nieve-es-furor.jpg

Una cera que no deja huella

Hace tres años, Alan Lucomsky y Lucas Campomori crearon Allu, una cera sin químicos para que las tablas y los esquíes se deslicen en la nieve. Al nombre de su marca no lo pensaron demasiado: simplemente unieron las iniciales de cada nombre para darle vida, sin querer, a una palabra inca que significa “algo que permanece en el tiempo”.

Sin embargo, los emprendedores quisieron dejar su huella en el mundo de los deportes de nieve con un producto que, paradójicamente, no deja rastros en el entorno natural. “La mayoría de las ceras o parafinas que se usan para las tablas tienen flúor o componentes químicos que quedan en la nieve”, aclaró Lucas, y agregó: “Una vez que se derrite la nieve, los químicos terminan en la tierra o en los ríos”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario