El clima en Neuquén

icon
18° Temp
86% Hum
La Mañana Río

Con una máxima de 33°C, la mejor opción fue el río

La costa del Limay estuvo muy concurrida desde temprano. Para este miércoles se esperan 34 grados.

Una colonia de cisnes de cuello negro flota en un remanso mientras se alimenta con pejerreyes. Aguas abajo, una familia de patos guía a sus polluelos por la orilla, cerca de las piedras y los juncos y sobre el hábitat de miles de alevinos que nadan frenéticamente en cardúmenes que parecen manchas que se mueven debajo del agua. Los acompaña de cerca una garcita solitaria que contempla la correntada parada en sobre un tronco muerto. Se escucha el ruido del agua, el canto de los pájaros y hasta tiene sonido el aire que se filtra a través de los árboles.

Temprano a la mañana, toda diversidad ambiental del río Limay se hace más visible, aunque con el correr de las horas quedará en un segundo plano con la llegada de cientos de personas que también buscarán refugio y frescura en un día que se anticipa con mucho calor.

Te puede interesar...

Una mujer lee un libro sentada en una reposera en el Río Grande; otra aprovecha el primer sol de la mañana aunque está fresco y las sombras todavía son largas; una pareja de viejos camina sin apuro hacia el Paseo de la Costa; alguien pasa en bicicleta rumbo a los balnearios del oeste.

ON - Rio calor (8).jpg

Ajenos al placer y al silencio, un grupo de operarios trabaja en el dragado del brazo del río que se mete por la costa de la Isla 132. El objetivo es tratar de lograr un poco más de profundidad, teniendo en cuenta el bajo caudal que trae el Limay por la persistente sequía que afecta a toda la provincia. También realiza mantenimiento de la escollera que está algunos metros al sur del puente, donde el Limay pasa con más fuerza y no respeta contenciones ni barreras artificiales.

Son postales que marcan el equilibrio y la convivencia entre la naturaleza y lo urbano, aunque esa armonía solo durará un par de horas. El pronóstico anunció una máxima de 33 grados y la balanza se inclinará para un costado, inevitablemente.

El grueso de los visitantes llega después de las 13, como si todos hubieran estado sincronizando la juntada. En su mayoría, los primeros son grupos de jóvenes que no le temen a la radiación del sol a esa hora. Los acompaña un pequeño ejército de vendedores ambulantes que se ganan el día ofreciendo tortas fritas, churros, panes, pelotas, sombreros y una variedad de productos tan grande como la necesidad misma.

ON - Rio calor (4).jpg

También llegan los guardavidas que, preventivamente, comenzaron a trabajar más temprano. La temporada de verano comenzará el 1 de diciembre, pero estos primeros calores los obligan a estar en la orilla, atentos y preparados para evitar algún susto o, lo que es peor, una tragedia prematura de fines de primavera.

Con el correr de las horas la temperatura va en aumento, igual que la concurrencia. A las 14 el termómetro marca 27 grados, trepa a los 30,2 las 16 y finalmente alcanza la máxima de 33 poco antes de las 18, tal como estaba anunciado.

ON - Rio calor (9).jpg

Lejos de los ruidos y el calor abrazador que se siente a pocas cuadras en las calles pavimentadas, la costa del Limay en toda su extensión tiene su propio tiempo de recreación y solaz por más que sea un día laboral. No está repleta de visitantes como los fines de semana porque una gran mayoría tiene otras obligaciones, pero son suficientes para cambiar la fisonomía del río y alterar la paz y la quietud que se respiraba en horas de la mañana.

Para este miércoles se anuncia nuevamente un calor sofocante con una máxima de 34 grados, aunque también con un poco de viento. Y se repetirán estas postales, imágenes de un verano que está a la vuelta de la esquina y que ya se siente con toda su intensidad.

ON - Rio calor (1).jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario