Conflicto en el EPET 17 luego de que chicos de segundo año manipularon un arma

Tres chicos están desescolarizados. La situación está en el Consejo de Educación pero todavía no se resuelve.

Un delicado conflicto atraviesa el EPET 17 del barrio Gran Neuquén Norte luego de que un chico llevó un revolver a la escuela y otros compañeros lo manipularon.

La situación incluyó golpes de los padres hacia los directivos, denuncias cruzadas y la desescolarización de los estudiantes, que hoy está en manos del Consejo Provincial de Educación (CPE) pero aún no se resuelve. Una de las familias exige que su hijo pueda continuar estudiando en esa escuela.

Te puede interesar...

Los nombres de los chicos involucrados, que tienen 15 años, serán ficticios para resguardar su identidad.

El conflicto inició el 6 de junio cuando Damián, que cursa segundo año, llevó un arma de fuego y se la mostró a Javier, quien la agarró y la manipuló. También hubo un tercero involucrado.

El hecho llegó a los directivos de la escuela y, debido a la gravedad, se reunieron con los padres para explicarles lo sucedido y comunicarles la sanción prevista, que es una suspensión, según lo dispone el acuerdo de convivencia de la escuela.

Sin embargo, se produjo una tensa situación en la que los padres de Javier rechazaron la decisión ya que su hijo no había llevado el arma. En medio de gritos e insultos, Virginia, la madre del estudiante agarró un trofeo de la oficina y se lo partió en la cabeza al director, Gustavo Livoreiro, mientras que el vice fue golpeado en los brazos.

Por su parte, la mujer manifestó que producto de esa situación de nervios y estrés perdió un embarazo de dos meses, según consta en la denuncia que realizó en la Comisaría 18.

Según manifestó a LM Neuqúen, el reclamo principal de la mujer es que su hijo vuelva a estudiar al establecimiento, y acusa al director de "expulsar" a su hijo a pesar de que no era quien había llevado el arma. "Quiero que me hijo estudie ahí, vivimos a tres cuadras. Me siento desprotegida", expresó Virgina.

Sin embargo, para Livoreiro, la situación es "delicada" y "se pasó a un nivel de violencia que nunca se había llegado". Además, negó haberlo expulsado ya que no está permitido.

Según detalló, la compleja situación estuvo en manos de la Defensoría del Niño, Niña y Adolescente y el CPE desde el primer momento pero hoy, a casi dos meses de lo sucedido, aún no está resuelto. "La situación no se resuelve. Es horrible la espera y en el medio hay tres chicos sin ir a la escuela", lamentó el director.

La situación, abordada por el CPE, ofreció a las familias el pase a otras escuelas técnicas pero la familia de Javier rechazó esta posibilidad. "Al haber una agresión de parte de los padres no es posible que siga en esa escuela. Nadie quiere perjudicar a los alumnos, pero lo que se ofreció fue el pase para que siga escolarizado", explicó el director provincial de Educación Técnica, Oscar Frazzone. En tanto, dijo que las otras dos familias sí aceptaron el pase a otra escuele técnica.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído