Corre para echar a Ortega

Ex maratonista nicaragüense busca que así se vaya el presidente.

La crisis sociopolítica que envuelve a Nicaragua ya costó más de 300 muertes y dividió a la población entre los que están a favor del presidente Daniel Ortega y los que están en contra. Tal es así, que en los últimos días llamó la atención la decisión que tomó un deportista nicaragüense, un ex maratonista llamado Axel Vanegas, quien debido a la desesperación que siente, decidió hacer lo que lo llevó a ser una persona destacada en su país: correr. Sí, como Forrest Gump que un día se calzó las zapatillas y recorrió Estados Unidos de punta a punta, aunque en este caso el protagonista tiene bien claro para qué corre, lo hace para que el presidente Ortega renuncie.

Se decidió a hacerlo el día que supo del asesinato del adolescente Álvaro Conrado, quien fue alcanzado por una bala mientras pasaba agua a los universitarios que protestaban y repelían la agresión de fuerzas policiales. Primero caminó. Y a medida que los muertos fueron aumentando, también su exigencia, y comenzó a correr. Fue a una de las rotondas de Managua, la capital de Nicaragua, y dio una vuelta por cada persona asesinada. Cada día elegía una rotonda diferente. Cuando se contabilizaban 65 muertos, alguien notó que él corría vestido con los colores de la bandera de Nicaragua, azul y blanco, y un cartel con mensajes alusivos a las protestas, entre ellos uno muy particular: “Corro para correr a Daniel”, por el presidente Ortega. “Me hicieron un video en la rotonda Universitaria, yo andaba con mi cartel”, cuenta Vanegas, quien se convirtió en un símbolo. “Es mi manera de protestar. Aunque quieran desanimarme, meterme preso, no me importa. Mi protesta es completamente cívica”, afirma Vanegas.

Te puede interesar...

Alex tiene 63 años y 20 atrás un médico le sugirió cambiar sus hábitos alimenticios y hacer ejercicios para evitar padecer de diabetes, enfermedad que afecta a sus padres. “Esto es hereditario. Te recomiendo hacer ejercicios y comer simple”, cuenta Vanegas. Así fue como empezó a caminar y luego a correr. Más tarde se integró a grupos de runners y obtuvo resistencia. Lo incluyeron en la categoría máster por tener más de 40 años y de pronto se vio participando en maratones. “Me convertí en maratonista de 42 kilómetros”, dice.

Por desgaste físico, hace unos años dejó de correr con tanta intensidad y se mantuvo en actividad a través de las caminatas. Pero ahora volvió a correr y lo hace en diferentes barrios de la capital y de otras ciudades. Cambia los mensajes de los carteles que porta, un día pide la liberación de los presos políticos, luego la salida del presidente Ortega, más tarde justicia por los asesinados y nuevamente la renuncia del mandatario. Al inicio sus familiares le suplicaron que no saliera más, pero él los convenció diciéndoles que hace esto porque los quiere. “Les demostré que la gente me quiere y no tengo miedo”, cuenta a pesar de que ya fue preso un par de veces.

No tiene un recorrido fijo

Todos los días sale a correr pero no tiene un recorrido previsto de antemano. En una de sus últimas salidas, visitó a la familia de Matt Romero, quien fue asesinado el 23 de septiembre mientras participaba en una marcha antigubernamental que fue atacada por la policía. Romero era estudiante de secundaria y tenía 16 años y, según publica Infobae, Axel Vanega no deja de correr por el estímulo que le genera la gente, a pesar de que por su edad (63 años) los dolores aparecen seguido. “Me mataron el miedo. Yo temo más por la vida de los jóvenes de Nicaragua que por mí”, aseguró

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído