Crecen los intentos de sextorsión en los mails

Aseguran que te hackean y consiguen imágenes comprometedoras.

Una nueva campaña de sextorsión está asustando a usuarios de distintos servicios de correo electrónico y algunos, incluso, están cayendo ante la verosimilitud de las amenazas.

La sextorsión es un tipo de extorsión que se desarrolló en los últimos años a través de internet y que consiste en amenazar a los usuarios con la revelación de fotos, videos o información sobre su intimidad que se obtuvieron después de un supuesto hackeo. A cambio, pueden pedir contenidos o favores sexuales, o dinero. En algunos casos, el extorsionador actúa luego de conseguir imágenes sexuales o de desnudos de la víctima. En otros, amenazan con revelar sus consumos pornográficos en la web o aseguran que tienen videos realizados a través del hackeo de sus webcams (aunque no sea cierto).

En 2016, la Agencia Nacional del Crimen británica (NCA) tuvo que hacer una campaña de concientización dado que detectó que miles de personas eran víctimas de sextorsiones en su país. Y al menos cuatro suicidios podían ser adjudicados a ese tipo de amenazas. En Argentina, el creciente fenómeno del grooming (el acoso de menores a través de las redes), un delito que está penado, muchas veces se concreta a través de extorsiones.

Los extorsionadores consiguen la contraseña del mail de la víctima para usar de prueba

La novedad que surgió en las últimas semanas es preocupante porque les da un giro de credibilidad a estos intentos de estafa. Ahora, los sextorsionadores primero consiguen la dirección de correo y la contraseña de su víctima. Luego le mandan un mail, en el que la interpelan de esta manera: “No me conocés y estás pensando por qué recibiste este correo, ¿cierto?”. Y continúa: “Lo que hice fue poner un malware en un sitio porno y, adivina qué, visitaste ese sitio para divertirte (sabés a qué me refiero). Cuando estás viendo el video, tu navegador actúa como un RDP (Remote Desktop) y una llave de logueo me dio acceso a tu pantalla y a tu webcam. Justo después de eso, mi software juntó todos tus contactos de tu cuenta de Facebook Messenger y de correo. ¿Y qué fue lo que hice? Grabé un video en pantalla partida. En una parte registré el video que estabas viendo (qué buen gusto tenés jajaja) y en la otra parte registré tu webcam (Sip! Sos vos haciendo chanchadas!). Creo que 1400 dólares es un precio justo para nuestro secretito”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído