Criancieros, también afectados por el coronavirus

Se redujo la comercialización de animales por la restricción. Piden asistencia del Estado.

Bajo el amparo de dos cordilleras, largas huellas y callejones, se repite cada año la postal del ritual mágico, único y ancestral de la trashumancia en el norte neuquino. Hombres y mujeres curtidos por el trabajo y el tiempo llevan a un mejor destino a sus piños, con la infaltable compañía de los fieles perritos chiveros. Desafían climas extremos y rudezas del camino para llegar a los puestos de veranada, hasta cuatro meses después ese trajín se repite a la inversa. Sus invernadas los esperan. Esta es la historia de los crianceros del norte neuquino.

“Ellos son nuestro ADN. De esos genes de trabajo, constancia y perseverancia venimos todos nosotros”, dijo el intendente de Las Ovejas, Vicente Godoy. Asimismo, el cura de Andacollo Diego Canale agregó: “Yo siento y percibo que la gente ama al criancero porque es parte de su cultura”. Así es que estos habitantes defensores de la tradición trasuntan los caminos y los tiempos entusiasmados en seguir defendiendo la tradición, atravesando todas las circunstancias. Hoy la batalla es otra e invisible: un virus que lleva corona. En esta batalla, además, hay que lidiar con el temperamento humano. Ellos de igual manera atropellan el problema con la misma actitud, la misma pasión y la misma dedicación de siempre.

Te puede interesar...

“Estamos cumpliendo todas las sugerencias para evitar el contagio del virus, pero también tenemos otras necesidades y preocupaciones para que nuestra economía no se resienta aún más”, dijo el productor Miguel López, que tiene su invernada en el paraje Butalón Sur.

Este criancero de 44 años, tercera generación de productores, desde toda su vida se dedica a la actividad. Y desde hace un par de años lo hace en compañía de su esposa, Angélica Morales

“Es mi único oficio y lo llevo adelante con mucho orgullo”, relató. “Hoy con esto del virus no la estamos pasando muy bien. Nos afecta económicamente porque no podemos vender nuestros animalitos como lo hacíamos siempre. Está muy restringido el tránsito”, aseguró. Ante este panorama, el productor vaticinó: “Deberíamos contar con una fuerte asistencia del Estado provincial en forrajes, para aliviar un poco la situación”.

Trabajan en la prevención

Hace unas semanas, los crianceros comenzaron sus viajes de regreso a sus invernadas. Al respecto, el Ente Minas extremó los controles sanitarios. La preocupación de las autoridades radica en la cercanía con la región de Ñuble en el vecino país de Chile, donde se registraron cientos de casos del temible coronavirus.

LEÉ MÁS

Después del caos, hubo poco movimiento en los bancos

CALF dio marcha atrás y no abrirá el lunes

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído