El clima en Neuquén

icon
20° Temp
21% Hum
La Mañana Roque Mora

Crimen de Roque Mora: desacreditan un posible ataque sexual

El médico de Roque Mora aseguró que tenía impotencia sexual y movilidad reducida, contradiciendo lo que plantearía la defensa de una legítima defensa.

El primer testigo en declarar este miércoles en una nueva audiencia del juicio por jurado por el crimen de Roque Mora, fue el médico Marcelo Di Peto, quien atendió durante más de 20 años a la víctima.

Di Peto, que además fue director del hospital de Plottier, conoce desde hace años a la familia Mora y tiene registro pormenorizado de la historia clínica de Roque. Explicó que sufría de diabetes tipo 1 y que tenía complicaciones vasculares y neurológicas.

Te puede interesar...

Además, el médico recordó que Roque Mora tenía una movilidad reducida, que no usaba bastón ni andador “por orgullo”, pero que él se lo había indicado. Recordó que la última vez que lo atendió, el 11 de junio del 2020, lo sorprendió el mal estado en el que lo encontró.

“Lo tuve que ayudar a levantar del asiento de la sala de espera y llevarlo hasta el consultorio y después ayudarlo a sentarse”, señaló.

La salud de Roque More era muy mala y empeoró mucho en los últimos años, más aún tras el fallecimiento de su esposa, según aseguró el profesional de la salud.

También se le consultó sobre la sexualidad de Roque, a lo que el galeno contestó: “Él tenía impotencia sexual y no tenía deseo sexual; no estaba en condiciones de mantener una relación sexual con nadie”.

De este modo, desacreditó la versión que pretendería plantear la defensa, que daría cuenta de un supuesto ataque sexual de Roque Mora a Sara Miranda, quien se habría defendido y, en ese marco, lo habría asesinado. Pero el testimonio del médico se contrapone a tal hipótesis de los hechos.

“(Roque Mora) era una persona muy frágil de salud, que había atravesado una debacle emocional y económica y que estaba en un estado de depresión. Además de tratarle la úlcera, también lo mandé al psicólogo”, indicó Di Peto.

Huellas y sangre lavada en la escena del crimen

Además del médico, en la audiencia de este miércoles brindaron sus testimonios un oficial del área de Criminalística de la Policía de Neuquén, de apellido Escobar, y Cristian Lepen, quien es licenciado en Criminalística y se desempeña en Unidad de Servicios Periciales del Poder Judicial.

Ambos coincidieron en que, además de la sangre que se observaba a simple vista en la escena del crimen, sobre todo en la cama en la que se encontraba la víctima, lograron detectar sangre lavada en diferentes lugares: en un balde, en dos pares de guantes, en la bacha del baño, en la bañadera y en el pasillo que va desde la habitación donde fue asesinado Mora hasta el baño.

Castillo, además de describir lo que se encontró en la escena del crimen al momento de su arribo, afirmó que se encontraron huellas en botellas que pertenecen a la imputada, Sara Miranda.

Por su parte, Lepen, señaló que el motivo por el que fueron convocados por la fiscalía fue el de encontrar sangre oculta, por lo que enumeró en los distintos lugares de la vivienda en la que encontraron sangre que había sido lavada.

Miranda policía 2.jpg
El oficial Castillo, de Criminalística, declaró en el juicio contra Sara Miranda por el crimen de Roque Mora.

El oficial Castillo, de Criminalística, declaró en el juicio contra Sara Miranda por el crimen de Roque Mora.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

31.034482758621% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
68.965517241379% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario