Cuando el olfato es clave para esclarecer crímenes

Los perros de rastreo de la Policía son vitales en las investigaciones.

Guillermo Elía / policiales@lmneuquen.com.ar

A la hora de esclarecer un crimen es clave reunir la mayor cantidad de evidencia posible. Es así que en Neuquén, desde hace un tiempo, se ha incorporado de manera activa a la División de Canes para hacer rastrillajes. Así fue como la perra Mora pudo reconstruir la ruta de escape del presunto asesino del ingeniero Lozano y el camino de regreso a casa del presunto femicida de Delia Aguado.

Mora y Trelew, ambos de raza bloodhound, son los perros de rastreo con los que cuenta la División Montada y Canes de la Policía de Neuquén.

Te puede interesar...

“En total contamos con 13 perros: hay siete en preparación, dos de seguridad, dos para exhibiciones y dos de rastrillaje”, detalló el subcomisario Raúl Cortes, titular de la unidad, quien aclaró que en la actualidad las razas más utilizadas son ovejero alemán y bloodhound. Esta última tiene una capacidad olfativa superior al resto, por eso los utilizan para este tipo de tareas.

El oficial instructor Carlos Amarilla explicó el proceso de selección y formación de los perros para el trabajo dentro de la fuerza. “De cachorros se analiza el instinto de caza y se los selecciona. El trabajo con todos los cachorros es igual, y en el camino se va determinando cuál conviene para las distintas especialidades, que son seguridad, explosivos, drogas, búsqueda de personas y rastros”, describió Amarilla.

24 meses de preparación requiere una perra como Moro, de la raza bloodhound.

Durante los 24 meses de formación que tienen los perros, se los hace viajar en distintos tipos de transporte –aéreo, terrestre y náutico–, así como también se los lleva a realizar trabajos en zonas urbanas como el microcentro y los barrios, la barda, el río y la cordillera.

perros de rastreo

“Es vital que el perro se adapte a los traslados para que no se estrese en los viajes y, además, es fundamental que conozca los distintos tipos de superficie sobre los que va a trabajar”, detalló el instructor.

El entrenamiento que afronta un animal de rastreo es diario e idéntico al trabajo que se hace en el campo a la hora de buscar.

“Es novedoso que nos estén convocando a trabajar en la escena del crimen. Hemos ayudado a incorporar pruebas a las investigaciones”, dijo Raúl Cortes, Jefe de la División de Canes

Se trabaja en duplas compuestas por el perro y su entrenador guía, y cuando se los activa para un trabajo se incluye un auxiliar que está atento a todas las necesidades que pueda tener la dupla. En la actualidad se está trabajando para implementar dos entrenadores por animal, para que cuando alguno se toma licencia el perro se pueda sentir cómodo a la hora del rastreo.

Todos los días se simulan situaciones de búsqueda de distinta complejidad, en las que pueden variar la cantidad de kilómetros de rastreo e incluso los olores.

“El perro es como un deportista. Se lo prepara para que trabaje y tiene una vida útil de unos 10 años. Luego se va a la casa con su guía”,dijo Carlos Amarilla, Oficial instructor

perros de rastreo

Búsqueda

Cuando se activa a la división, los responsables se encargan de tomar conocimiento de toda la situación sobre la que deberán intervenir. Es importante establecer el tipo de territorio y el tiempo de tarea que va a realizar el perro, por si es necesario que opere otro perro más.

Una vez que el perro determina la ruta que siguió el asesino o se da con alguna víctima, se realiza un informe detallado para que la fiscalía pueda instrumentar dentro de las pruebas del caso.

Así trabaja la dupla perro-guía en el territorio

Una vez que llegan al lugar donde se trabajará, el guía baja al animal y realiza un paseo para que el perro haga sus necesidades, así luego se enfoca de lleno en la tarea.

Un agente que colabora con la dupla le acerca la prenda con el olor que deberá seguir el animal. Esa es la colonización del olfato del perro, que se puede realizar varias veces durante el trabajo de rastrillaje.

Colonizado el olfato, se da la orden de búsqueda y el guía debe ir interpretando los distintos momentos que atraviesa el animal, entre ellos su motivación y tiempos de trabajo.

Mora ayudó a dar con los asesinos

28/11 Crimen del ingeniero Lozano

A partir de una campera que dejó el asesino, la perra ayudó a reconstruir el camino y así se llegó a concretar la captura.

30/11 Femicidio de Delia Aguado

Una prenda íntima del femicida sirvió para que Mora trazara la ruta de regreso del hombre hasta su casa.

Chau mito: a los perros no se los intoxica

Pablo Fernández es uno de los dos veterinarios que trabajan con la División Montada y Canes de la Policía. Su tarea es bregar por el bienestar de los caballos y perros que utiliza la fuerza.

El especialista explicó a LMN que “es un mito que a los perros se los intoxica con sustancias para que aprendan a rastrear bombas o drogas”. Luego aclaró cómo es la dinámica que se implementa. “En verdad, se impregna el juguete preferido, por lo general pelotitas de tenis, con moléculas de dichas sustancia; entonces, cuando se lo lleva al terreno, el perro busca y rastrea pensando en encontrar su juguete”, aclaró el veterinario.

La preparación de los perros antidroga y de explosivos se realiza siempre a partir del juego. “Son animales a los que se los cuida mucho para que tengan una buena calidad de vida por el trabajo específico que realizan”, concluyó Fernández.

Embed

LEÉ MÁS

Se conocieron nuevos detalles del crimen del puestero de Picún Leufú

Bajo neuquino: vio cómo le robaron la moto del estacionamiento y no pudo hacer nada

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído