LMNeuquen Reino Unido

Cuando la nota no la pone un profesor, sino un algoritmo

Estudiantes y profesores de Reino Unido están furiosos con el Gobierno de ese país, tras conocerse los resultados académicos de los exámenes 'A-Levels'.

Ya es habitual ver en todo el mundo como la pandemia cambio radicalmente todas las actividades que involucren la aglomeración de personas. La educación fue uno de los sectores más golpeados y la vuelta a clases todavía es un tema delicado en casi todos los países del mundo.

Ante este panorama, el Departamento de Educación del Reino Unido recurrió al uso de la tecnología para reemplazar a los docentes ante la imposibilidad de presenciar un examen, que es determinante para la elección de una carrera universitaria. La polémica estalló cuando dicho examen no se pudo tomar y la nota que obtuvieron los alumnos no se determinó por un examen calificado por un profesor, sino por un algoritmo.

Te puede interesar...

En el sistema de educación del país europeo, los exámenes GCE Advanced Level, más conocidos como A Level, son unas pruebas que los estudiantes de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte realizan tras los dos últimos años de la enseñanza secundaria.

El Departamento de Educación del Reino Unido estableció un sistema de "triple bloqueo" (triple lock) que permitiría a los estudiantes recibir la máxima calificación de tres alternativas: la nota calculada por el algoritmo, las notas de exámenes de prueba preliminares ('mock exams', celebrados entre noviembre y marzo) o la nota de un futuro examen presencial que se celebrará en otoño.

El escándalo estalló cuando salió a la luz que el algoritmo había tomado en cuenta factores cuestionables y sensibles que afectaron en forma determinante la vida de los estudiantes dado que la nota del examen condiciona el futuro académico y laboral.

Un desastre causado por un error en el algoritmo

A la hora de establecer una nota, el algoritmo tomaba en cuanta otros factores externos a lo académico como el historial del estudiante y otros datos que generaron todavía mas polémica y rechazo como el historial de sus compañeros de curso y la escuela a la que pertenece ese estudiante.

A media que se conocían los resultados de los exámenes, los medios de comunicación locales notaron unos resultados especialmente llamativos que generaron protestas en todos los países involucrados. En los resultados recopilados se determinó como el algoritmo trabajaba en forma direccional contra las minorías étnicas de entornos más pobres o de entornos desfavorecidos.

https://twitter.com/WilliamRLark/status/1294262551505784833

El algoritmo provocó que casi 300.000 alumnos, un 40% del total, se encontraran con bajas notas y significó que muchos estudiantes hayan perdido su acceso a algunas universidades importantes.

A medida que surgían mas casos, los resultados mostraban datos que generaron masivas protestas de los profesores, padres y estudiantes en las calles. Otro dato alarmante que generó indignación fue cuando se demostró que el algoritmo marcaba una diferencia entre aquellos alumnos que asistían a un sistema de educación privada y a uno del estado. De esta manera, era menos probable que el algoritmo bajase las notas de los estudiantes que formaban parte de escuelas privadas, un tipo de protección y ventaja que no tuvieron los estudiantes de las escuelas públicas.

Como si fuera una escena de una película futurista o de una realidad paralela se puede ver en un vídeo publicado por Carole Cadwalladr (periodista en The Guardian), a los estudiantes protestar al grito de 'Fuck the algorithm' (A la mierda el algoritmo)

https://twitter.com/carolecadwalla/status/1295277889412304897

Los primeros datos sugieren que uno de cada 10 estudiantes procedentes de entornos desfavorecidos y que fueron evaluados por sus profesores con un 'C' (notable) vieron como se redujo su calificación final en (al menos) un grado.

https://twitter.com/emilypettite/status/1293823551506731008

En cambio, en entornos "no desfavorecidos" esta calificación sólo se rebajó en el 8% de los casos. Carly Kind, directora del Instituto Ada Lovelace, afirmó que "estos resultados no son sorprendentes".

Nicola Sturgeon, la Primera Ministra de Escocia, pidió disculpas a los estudiantes y anunció que anularán los resultados y permitirán que los alumnos tengan las calificaciones que habían puesto originalmente sus profesores.

El sábado pasado, se publicó una guía sobre un proceso de apelación, pero se retiró horas más tarde para una revisar detalles y no caer en otro escadalo. Robert Halfon, presidente del Comité de Selección de Educación, dijo a la BBC que "sembrar la confusión entre los alumnos, directores y profesores de escuela es lo último que necesitamos en este momento".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

9.0909090909091% Me interesa
9.0909090909091% Me gusta
9.0909090909091% Me da igual
9.0909090909091% Me aburre
63.636363636364% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario