El clima en Neuquén

icon
21° Temp
45% Hum
LMNeuquen Egresados

Cuatro historias de fin de la secundaria en pandemia

Miles de estudiantes le dicen adiós a la escuela desde sus casas, sin contacto personal con sus compañeros y sin los esperados festejos. 

Las tan esperadas fiestas de egresados, viajes y festejos de estudiantina quedarán para ellos solo en la intención. Esos lazos de amistad que se funden con las anécdotas de quinto año, y esos últimos aprendizajes que se suman de camino a la universidad, en este 2020 serán solo virtuales.

Para todos este año marcado por la pandemia del coronavirus es sin dudas diferente y asfixiante, pero para los estudiantes del último año de la secundaria es además decepcionante, ya que no van a poder concretar todo lo que planearon y esperaron durante sus años de estudio.

Te puede interesar...

Milagros Quezada es alumna del CPEM N°29, y junto a sus compañeros y compañeras desde el año pasado están pagando el viaje de egresados que los llevaría a Villa Carlos Paz.

Si bien no iban a poder viajar todos, por diferentes cuestiones, ella y sus amigas tendrían que haber salido el jueves pasado rumbo a Córdoba, aunque todo quedó suspendido por las restricciones por el coronavirus.

nota alumna.jpg

Tampoco los 15 días de clases de este año alcanzaron para que se pudieran poner de acuerdo en el diseño de los tradicionales buzos de egresados. Así que como muchos, también se quedarán con las ganas de lucir una ropa que los agrupe a todos y los identifique como egresados.

“En mi escuela hay una fiesta que se hace siempre para los egresados. En la semana del estudiante todos los quintos se disfrazan y hacen una fiesta con las familias, con choripaneada y todo”, rememoró con añoranza la alumna de 17 años.

La escuela de Milagros organizó las clases por la plataforma Clasroom, otras veces realizan encuentros virtuales de consultas por Zoom y también estuvieron conectados por Whatsapp.

“La verdad es que no nos vemos nunca, a veces por videollamada. Por suerte no estuvo ningún familiar enfermo pero igual no nos juntamos con nadie. No tengo tanto miedo por mí, sino por mi mamá que es una persona de riesgo”, precisó la joven, quien organizó sus estudios durante el aislamiento en dos horas por día, y el resto lo dedica a dibujar o jugar en la computadora.

Las historias de finales virtuales y festejos suspendidos se repiten en toda la provincia. Agustín Sarabia va a 5° del CPEM N°6 de Cutral Co. Su plan para este año era “meterle pila” para completar todos los trabajos y estudiar para poder terminar sin llevarse ninguna materia y “cerrar un ciclo y poder empezar algo nuevo”. “Hoy, con lo poco que hacemos, también quiero entregar todo para quedar libre”, agregó.

Agustín Sarabia cuando podía ir al aula del CPEM N° 6 de Cutral Co.

En su división no habían comprado un viaje de egresados por falta de dinero, pero sí habían planificado una fiesta de egresados que tampoco podrán concretar. "Este año es muy difícil, completamente diferente a lo que hicimos en los años anteriores de secundaria. Es muy feo dejar de ver por tanto tiempo a mis compañeros. Me junté muy pocas veces y solo con algunos. Vivir en pandemia es totalmente diferente a lo que vivíamos antes”, aseguró el estudiante que espera a que le confirmen que se recibió para poder inscribirse a la universidad.

Agustín lamentó perder este año porque era un tiempo en el que iban a estar más unidos con el curso, planificando la estudiantina y la fiesta de egresados.

En el CPEM N°5 de las Las Lajas sus estudiantes de 5° año ya tenían pensado realizar la fiesta de egresados en el gimnasio municipal. “Ya habíamos organizado los colores de la decoración, iba a ser todo bordó y gris. Estábamos charlando para conseguir el equipo de música”, contó Mauricio Rezuc.

El estudiante dijo además que parte de sus compañeros están pagando un viaje a Brasil y que el resto había pensado ir a Bariloche para finalizar el ciclo de la escuela.

“Todo quedó trunco por la cuarentena. Creo que en toda esta situación me pierdo de aprender muchas cosas, tengo muy mala conectividad así que a veces no puedo presentar las tareas. Y lo que más me duele también es que nos quedamos son los inter bandos, que son los días de juegos donde ponemos en práctica todas las materias para festejar la semana del estudiante”, afirmó.

Mauricio Rezuc, alumno del CPEM N°5 de las Las Lajas cuando eligieron, antes de la pandemia, los representantes del centro de estudiantes.

Para Florencia Aroca, estudiante de 5° año del CPEM N°18 de esta capital, no poder ir a la escuela durante todo este año significó además de no poder compartir con sus compañeros, no poder llevar la bandera argentina en los actos. A fin del año pasado había sido elegida como la abanderada de la escuela, título que iba a buscar conservar durante todo el 2020 con buenas notas y también buen trato para sus compañeros y docentes.

“Es un año muy complicado, la situación hizo que se nos complicara el estudio, era el último año y necesitábamos una base para ingresar a la facultad. Hay profesores que se coparon con las clases virtuales y otros que decidieron no aparecer y eso afecta un montón como estudiante”, comentó la joven que está esperando al 26 de octubre para inscribirse a la carrera de Geología de la Universidad Nacional de Río Negro.

-> De la ilusión de la fiesta al desafío de aprender a vivir en pandemia

Por el profesor Esteban Martínez (*)

El comienzo del ciclo 2020 se organizó normalmente, los y las estudiantes tenían grandes expectativas con respecto a “cómo sería el último año”, se los veía muy entusiasmados, organizando sus juntadas típicas y planteando al grupo de docentes las ganas de organizar eventos. Motivados por lo que significa para ellos terminar el secundario, reunieron el dinero para comprar sus camperas características y realizaron, junto a las familias, las primeras reuniones para organizar la fiesta de egresados. Mientras que la escuela organizaba la fecha de acto de colación.

Quinto año del CPEM 32 fue pasando de un estado de incertidumbre a entender de a poco que no volverían a la escuela para vivir su último año de secundaria.

Al principio su preocupación pasaba por cuándo volver a clases presenciales y cómo concretar lo que para ellos era importante: el viaje a Caviahue para esquiar y la organización de eventos deportivos intercursos (Olimpíadas CPEM32).

A medida que fueron transcurriendo los días ya en cuarentena, los profesores de Educación Física nos organizamos para sostener el vínculo. La sensación de incertidumbre fue creciendo y agravándose cuando los primeros casos aparecieron en la localidad.

Todo este contexto hizo que los adolescentes se sientan abrumados. El cansancio de estar en esta cuarentena eterna es difícil de llevar y los ánimos no son los mejores. Nuestra promoción 2020 tuvo que asumir drásticamente que completarán sus estudios secundarios en este contexto.

Como docente de Educación Física me he encontrado no solamente conteniendo a los estudiantes sino sosteniéndolos. Es muy claro cómo sus energías adolescentes se fueron desgastando y fueron cayendo en que esta es nuestra nueva realidad. Sus preocupaciones sobre cómo finalizar el año y cómo festejar su egreso se fueron convirtiendo en preocupación por lo que vendrá, por cómo será el ingreso al nivel superior o cómo entrar en el mundo laboral. He visto cómo nuestros egresados dejaron de lado la ilusión de su fiesta para plantarse en este nuevo desafío de aprender a vivir en pandemia. Veo cómo han madurado y los escucho reflexionar sobre temas que antes parecían lejanos para un adolescente. Me he asombrado de verlos usar las nuevas tecnologías con responsabilidad y entrega para aprender. Nuestros egresados 2020 ya no son adolescentes llenos de ilusión, son adolescentes llenos de realidad.

(*) Jefe de Departamento Educación Física del CPEM N°32 de Piedra del Águila

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

40% Me interesa
4.6153846153846% Me gusta
38.461538461538% Me da igual
4.6153846153846% Me aburre
12.307692307692% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario