Cuenca XV: el barrio pide más atención que policías

La violencia crece al ritmo de la falta de contención del Estado.

Ana Laura Calducci /calduccia@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Embed

Cuenca XV ha sido noticia en estos días por su violencia más visible, la de los robos a plena luz del día y los piedrazos contra los colectivos, pero el barrio vive a diario otro tipo de crudezas que pasan inadvertidas.

Los chicos de apenas 9 años que rompen vidrios y se llevan hasta los cables de cobre de los postes están gran parte del tiempo solos, sin cuidados de sus familias ni de ninguna institución que los contenga.

Los vecinos del barrio tienen la resignación del que vio la misma película una y otra vez. Muchos prefieren encerrarse en sus casas y no enterarse de nada, otros piden más policías en las calles. Algunos, pocos, reclaman una medida a largo plazo, para que los hijos de esos pibes que apedrean coches no repitan la historia de sus padres y abuelos.

Ada Cifuentes es la directora de la Primaria 347 de Cuenca XV, donde los docentes pidieron custodia policial para dar clases, después de que entraron a robar al colegio y de varios días en que les rompieron los vidrios de los autos.

Indicó que, mientras enseñan en las aulas, hay grupitos de chicos que se meten al patio a interrumpir las clases de gimnasia, les destrozan los reflectores y hasta les roban los cables del teléfono. Agregó que sería bueno tener más patrullajes, “pero acá lo que falta es un trabajo en lo social”.

“En el verano, un nene de 9 años se trepó al techo y se cayó a una zanja en el patio; se abrió la cabeza, así que fui a buscar a la familia y estaban todos drogados, lo tuve que llevar yo al hospital y, bueno, ese nene es uno de los que me rompió el auto”, relató con una mezcla de angustia e impotencia.

Señaló que, en el barrio, “hay chicos sin zapatillas o sin ropa, cosas que llevan una a la otra, y no están siendo atendidos por las instituciones a las que debiera interesar este tipo de infancias”.

Brenda Urquiza es mamá y ex alumna de la Primaria 347. Dijo que conoce bien a los chicos que tiran piedras “porque son siempre los mismos o sus parientes, que van creciendo”. Para ella, la solución pasa por evitar que los más chiquitos sigan el mismo derrotero que los que hoy andan en la calle.

Los ataques a los colectivos y los robos a los establecimientos educativos fueron una constante durante las últimas semanas.

Lorena Torres vive sobre la calle Cabellera del Frío desde hace más de una década. Contó que está acostumbrada a lidiar con los pibes que todos señalan como problemáticos. “Son uno que otro los que siempre hacen daño, todos preadolescentes”, detalló.

Cuenca XV

Comentó que, con otras mamás de Cuenca XV, armaron un merendero y un ropero comunitario “para trabajar por el barrio”, pero cada iniciativa solidaria se hace cuesta arriba “y no tenés ayuda de ningún gobierno”.

Alejandro, vecino de la misma calle, coincidió en que los delitos que llenan titulares “son por uno o dos que hacen macanas y pagamos todos”. Para él, la exposición mediática ayuda para que la Policía recorra el barrio más seguido, “pero también lleva a que nos discriminen, cuando en todos lados hay inseguridad”.

Ada Cifuentes es la directora de la Escuela 347 de Cuenca XV.

Hablarán con los pibes en la escuela y en el secundario

Cansados del vandalismo y los robos, los docentes de la Escuela 347 y del CPEM 69 acordaron armar un taller con sus alumnos para hablar de lo que ocurre en Cuenca XV.

Les pedirán a otras instituciones que se sumen y ayuden a mejorar la convivencia en el barrio.

“La idea es abordar esta problemática desde un aula taller con los chicos, brindar el espacio escolar para mejorar estas conductas, llevarlos a la reflexión de que la escuela es de todos y que tenemos que cuidar el único espacio que tenemos en el barrio, porque carecemos de espacios deportivos o espacios que tengan que ver con la recreación”, explicó Ada Cifuentes, directora de la Primaria 347.

El punto de partida será la jornada institucional prevista para mayo. Cifuentes informó que invitarán también “a otras instituciones para que se reúnan con nosotros, como la Comisaría del Menor, la comisión vecinal, la Comisaría 18 o el Eaopie (equipo de apoyo a instituciones educativas), que es un centro donde hay asistentes sociales”.

La docente agregó que la idea es “conformar redes” para buscar una solución a la violencia más abarcativa que la que puede ofrecer la Policía o la escuela.

Colectivo de Indalo en Cuenca XV.

Quedarse sin el cole, un problema para los vecinos

Hace una semana, la empresa Autobuses Neuquén suspendió el recorrido de sus colectivos en Cuenca XV por un piedrazo que hirió de gravedad a un chofer.

Esa medida de urgencia dejó sin servicio a miles de vecinos del barrio, que dependen del medio de transporte público para ir a trabajar al centro neuquinos u otros puntos de la ciudad.

Esther, que vive hace 17 años en el sector, fue una de las pasajeras que quedaron a pie. “Mucha gente nos dice que acá son los negros de la Cuenca, pero la mayoría se levanta a las 4 de la mañana para ir a trabajar y nos perjudicó mucho que no hubiera colectivo”, comentó.

Indicó que, por la misma violencia que se vive en el barrio, “hay chicos que no van al colegio de acá sino al centro” y también dependen del transporte. Para ella, la inseguridad en Cuenca XV es preocupante, “pero está cada vez peor en todos lados”.

LEÉ MÁS

El tradicional locro del 1° de Mayo se mantiene vigente a pesar de la inflación

Un especialista advierte que "se olvidaron" de las personas con movilidad reducida en el Metrobús

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído