Cuestionan los testimonios de las víctimas de la represión

"No bastan para condenar", dicen abogados de represores.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La defensora de 21 represores imputados en el cuarto juicio por delitos de lesa humanidad, Gabriela Labat, sostuvo que las declaraciones tomadas como prueba principal no son suficientes para aplicar una condena.

En su alegato presentado en la audiencia del jueves en el Tribunal Oral Federal 1 de Neuquén, Labat señaló que las declaraciones “no garantizan la veracidad de lo sucedido”, y agregó que “el tiempo que pasa es la verdad que se pierde”.

Precisó que los hechos que se juzgan en este juicio contra oficiales retirados del Ejército, agentes de Inteligencia, gendarmes y policías federales y provinciales de Río Negro y Neuquén “están oscurecidos por el paso del tiempo”.

Durante su alegato, junto con los otros abogados defensores, María Laura Irastorza y Lucas Oller, Labat se preguntó “cómo diferenciar lo que han visto con lo que han escuchado en la prensa”. Apuntó que a cuarenta años de los hechos que se investigan “la memoria está debilitada e interferida con otra información, el testimonio puede estar falseado por la pasión, por los prejuicios, por el olvido”.

22 imputados están siendo juzgados en el juicio conocido como Escuelita IV.

Sin embargo, la defensora aclaró que no dudaba de la buena intención de las víctimas.

En el alegato, los defensores solicitaron a los jueces del tribunal la nulidad del proceso y la absolución de todos los imputados.

Además, cuestionaron la incorporación de la figura de “genocidio” solicitada por las abogadas Natalia Hormazabal y Leticia Celli, querellantes del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh) como así también la absolución de los imputados. Hormazabal había dicho que la calificación de genocidio “es la única que se atiene no sólo a la verdad jurídica sino también a la verdad histórica. Lo que ocurrió en la Argentina fue un genocidio de clase contra el pueblo trabajador y a eso no escapó la región”.

Para argumentar su postura, Labat expresó que “hay violación al principio de legalidad en el juicio al incorporarse una figura como la del genocidio cuya pena no está prevista en el Código Procesal Penal”.

Además recordó que dos tribunales anteriores no respaldaron el planteo de condenar por genocidio.

En tanto, Irastorza solicitó a los jueces la nulidad de las acusaciones de la fiscalía y querellas contra los imputados Enrique Braulio Olea y Luis Alberto Farías Barrera, apartados del juicio en junio pasado por problemas de salud.

La sentencia se dará en octubre

Los días 24, 25 y 26 de agosto se desarrollarán los alegatos de las defensas de los 22 imputados.

En tanto, las palabras finales de los imputados se escucharán el 26 de septiembre y posteriormente se dictará la sentencia.

El 9 de septiembre, los jueces Alejandro Silva, Marcos Aguerrido y Guido Otranto recorrerán el predio donde funcionó el centro clandestino de detención La Escuelita, la Comisaría Cuarta de Cipolletti y la delegación de Neuquén de la Policía Federal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído