Cuidados para que viajes con tu mascota

En un paseo urbano o en vacaciones, un animal en auto es un peligro si no se vigila su seguridad.

La mascota es parte de la familia y, obvio, comparte viajes en auto como uno más, incluyendo las vacaciones. Y como ocurre con las personas, hay que tener en cuenta ciertas cosas para que los animales se trasladen seguros en auto, por su propia seguridad y por la de los que los rodeamos. Hasta ahora, las mascotas no fueron contempladas en los diseños de la industria automotriz. Y en caso de accidente, el perro o gato sin atar es una masa con peso capaz de lesionar seriamente a quienes estén dentro del habitáculo, además de la posibilidad de salir despedido del coche. Da igual la ruta que una calle urbana. Si el viaje es largo, conviene consultar con el veterinario, porque el animal puede ser propenso a los mareos o no adaptarse a permanecer en un espacio cerrado: la idea es que ninguno padezca el viaje.

Correa a mano: Al bajar en una parada, deben tener la correa para evitar que salgan corriendo por la ruta.

Las opciones para el transporte se definen según el tamaño y el peso de la mascota. Puede ser desde una jaula transportadora o un arnés de viaje, hasta una red divisoria si el vehículo tiene dimensiones amplias. Las jaulas son para los animales pequeños y el arnés para los que tienen mayor porte (deberá ser de dos enganches sujetos a los cinturones de seguridad, en el que el recorrido de la línea quede ajustado de un modo que garantice que el animal no impacte contra los asientos traseros en caso de una colisión o frenada brusca).

Desde ya que no es un viaje cómodo para un perro o un gato, por lo que se sugiere hacer paradas y permitirles que estiren las patas, que hagan sus necesidades, que se hidraten y liberen tensión. Asimismo, se advierte que durante el recorrido los animales no deben estar atados con cuerdas o correas para evitar estrangularse o ser arrastrados por el auto en caso de accidente. Hay que evitar que saquen la cabeza por la ventanilla, aunque les encante: pueden distraer al conductor, lastimarse en una frenada brusca y también quedar expuestos a infecciones, como conjuntivitis u otitis, producto del viento que produce la velocidad del auto.

Hay gotas que pueden ser de gran ayuda

Por Sergio Gómez (veterinario)

Cuando nos proponemos llevar a nuestras mascotas de viaje en el auto, lo principal que tenés que hacer es ver si soporta estar arriba de un vehículo, ya que muchas tienen fobia a subirse. Entonces, comienza a babear mucho, contrae los músculos, produce un estrés que es muy peligroso para ellos y para el resto de los ocupantes del auto. Para casos como estos, hay unas gotas que ayudarán a que el viaje sea más placentero. Y si nuestras mascotas ya están acostumbradas a viajar, al perro hay que colocarle un cinturón de seguridad especialmente para él (siempre en el asiento trasero), y si es un gato, en un bolso transportador con ventilación y oscuro, de esta forma se sienten seguros. Si tenés una camioneta y llevás al perro en la caja, tenés que tomar la precaución de que esté atado atendiendo un par de detalles: cuerda floja para que pueda acostarse y no demasiado larga para evitar que salte y quede colgado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído