De enfermero a millonario

Una prueba de ADN confirmó que un británico es hijo de un lord.

Gran bretaña. Hay vidas que cambian por completo después de un desenlace legal a favor. Y si no pregúntele a Jordan Adlard Rogers (31), quien fue reconocido por la Justicia británica como hijo legítimo de un fallecido lord inglés, lo que lo hizo acreedor de una imponente mansión valuada en 50 millones de libras, más una enorme suma de dinero.

Un examen de ADN confirmó las sospechas: su padre fue Charles Rogers, un importante lord que murió en un accidente de tránsito sin reconocer a Jordan. Una vez conocida la noticia, el afortunado joven decidió mudarse al castillo situado en Porthleven (cerca del canal de la Mancha) y aseguró que no trabajará más. Es que la fortuna a heredar le pertenece por completo, ya que no tiene hermanos ni otros parientes directos por parte de su padre.

Te puede interesar...

“Cuando yo tenía 18 años lo llamé y le pregunté si podía hacerme la prueba de ADN y él me dijo que lo hiciera, pero los abogados se negaron. Le escribí varias cartas pero nunca recibí una respuesta, entonces hace tres años me puse en contacto con su abogado, Philip Care”, contó Rogers hijo al diario británico The Independent. “Su abogado dijo que Charles no quería hacer la prueba, así que escribí una carta final y le adjunté un kit de prueba de ADN, y fue entonces que Philip me llamó y me dijo que Charles ya estaba muerto”.

Las investigaciones comenzaron cuando Jordan tenía ocho años. A pesar de las cartas que le enviaba a Charles Rogers más la solicitud de una prueba de sangre, nunca tuvo éxito. Mientras el aristocrático vivió, jamás quiso reconocerlo como hijo, asegurando que las versiones eran una mentira.

La verdad salió a la luz cuando Rogers (h) se enteró de la muerte del lord. Con el tiempo, logró que su ADN sea cotejado con los restos. Resultado: positivo. “La gente dice que tengo suerte, pero cambiaría cualquier cosa por poder regresar el tiempo atrás y que Charles supiese que yo era su hijo. Tal vez así él hubiera tomado otro camino”, señaló el joven al diario The Mirror.

En tanto, más allá de saberse rico y sin necesidad de salir a trabajar, Jordan Rogers aseguró que dedicará su tiempo a aquellos que más lo necesitan: “No me voy a olvidar de mis orígenes”, dijo.

Según trascendió, el aristocrático luchó durante muchos años con la adicción a las drogas y los investigadores confirmaron que había chocado producto de una sobredosis de un medicamento recetado. La policía detalló que semanas antes de su muerte lo habían notado descuidado y desnutrido. En lugar de vivir en su mansión, pasaba sus días durmiendo en el auto.

Dado que la madre y el hermano de su padre también fallecieron, Jordan Adlard Rogers quedó como único heredero de la finca de 1536 acres valuada en 50 millones de libras, ubicada entre las localidades de Helston y Porthleven. El heredero, antes de ser confirmado como hijo legítimo del aristócrata inglés, trabajaba como enfermero, asistiendo a personas enfermas o vulnerables que se encuentran al amparo del Estado benefactor británico.

63.346.450 Los dólares en los que fue valuada la mansión

Es la conversión a dólares de los 50.000.000 de libras en los que fue valuada la mansión que le quedó al británico, quien ya se mudó a ese aristocrático lugar cerca del canal de la Mancha.

62 Los años que tenía el lord que nunca lo reconoció

El aristócrata inglés Charles Rogers había luchado contra su adicción a las drogas durante muchos años y murió de una sobredosis en su auto, fuera de su casa de campo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído