El clima en Neuquén

icon
11° Temp
93% Hum
La Mañana Documental

De Neuquén a México: una migrante que filma su propio documental

Josefina Pelegrina es una actriz neuquina que intenta reflexionar y responder preguntas sobre el proceso de migración, a través de su propia historia.

¿Por qué nos vamos del lugar que habitamos?, ¿por qué elegimos ese lugar al que migramos?, ¿qué de ese lugar nos invita a quedarnos? Con estas preguntas, la neuquina Josefina Pelegrina intenta desandar su historia de migración, en un documental que espera que lleve el sello del Instituto Mexicano de Cine. A México migró a sus 15 años y hoy, con 30, planea volver a echar raíces en su ciudad natal.

Pero Josefina aún está en Campeche, una ciudad ubicada en la Península de Yucatán y con su costa en el Golfo de México. Con más de la mitad de su vida dedicada a la actuación y el teatro en ese país -aunque dando sus primeros pasos en escenarios neuquinos cuando era adolescente- la joven encaró a filmar con un IPhone su propio biodocumental, en un reciente viaje que hizo por distintas partes de Argentina para intentar mostrar sus raíces y antepasados migrantes.

“El documental se llama Memorias de nuestros pasos y trata sobre todo el proceso de migración en mi familia para poder entender desde lo particular el fenómeno general de la migración. Me baso en una técnica teatral que se llama biodrama y es una técnica que vengo trabajando en el teatro hace un tiempo y decido encararlo hacia el documental, transformándose en una especie de biodocumental”, explicó la actriz a LM Neuquén.

Así, su proyecto coincidió con su visita a Argentina este verano después de siete años, y se propuso recorrer todos los lugares en donde habita su familia, incluido el más importante para ella: Neuquén. “Estuve recorriendo Córdoba capital, Villa María, regresé al pueblo de mis abuelos en Arroyo Cabral, después me fui a Neuquén y fue el reencuentro con los lugares de la infancia, con amigos, compañeros de la secundaria, la primaria, de handball que era el deporte que practicaba. De ahí vuelvo a Córdoba y emprendo el viaje a Ushuaia, donde vive mi familia paterna”, relató. Por allí recopiló material de archivo, fotografías e infinitas anécdotas familiares.

josefina3.jpg

“Lo que me interesaba a mí era darme cuenta que consciente o inconscientemente yo estaba ejerciendo un patrón que era el de migrar y ahí surgen las tres preguntas centrales de mi proyecto que son: ¿por qué migramos? ¿por qué nos vamos del sitio que habitamos? ¿cuáles son las razones que nos hacen querer partir, querer buscar otro horizonte? el segundo eje es ¿por qué escogemos el lugar al que migramos? ¿qué de ese lugar nos invita a llegar, a querer buscar trabajo, a querer conocer gente, a adaptarnos a los espacios?. Y en tercer instancia es ¿por qué nos quedamos, por qué escogemos ese sitio para asentarnos, para echar raíces, para tener casa, hijos, desarrollarnos profesionalmente?”, explicó. “Y me di cuenta que estas tres preguntas en realidad forman parte de un ciclo que perfectamente luego puede iniciar y volver a operar, porque uno estando en ese lugar que está asentado, puede volver a tener las preguntas. Y eso es un poco lo que me ha pasado a mí en mi historia de migrante”.

Neuquén, como provincia joven, es territorio de gran cantidad de migrantes. Muchos que hace décadas se asentaron cansados de las grandes urbes, y tantos otros que en los últimos años arribaron en busca de un mejor futuro. Pero en su caso fue al revés: siendo apenas una adolescente decidió partir al lugar al que dos años antes se había ido su padre. Reconoce que siempre fue la “oveja negra” de su familia y eso quizás explicaría la decisión de dejar de vivir con su mamá y su hermano en su casa de la calle Paimún; decir adiós a sus compañeras del seleccionado de handball y del CEF N° 1; y de despedirse de sus amigas del colegio Santa Teresa.

Aún así, se siente más patagónica que nadie y añora su país. “Cada vez que voy a la Argentina, Argentina tiene un poder de imán tan grande que me atrae mucho y siempre me hace querer estar ahí o querer volver, o recuperar otra vez la cultura, la tradición familiar, los lazos afectivos, las dinámicas sociales”, sostuvo.

josefina.jpg

“Es un viaje para tratar de responder a las preguntas dónde quiero estar y dónde voy a estar, o qué tengo que hacer para estar en los lugares que quiero estar, porque eso también es mucho lo que le pasa al migrante, tiene que ver fragmentado: una parte de sí está en el país de origen, otra parte de sí en el país al que fue, hay familiares en otras partes. Pero uno también ya va generando descendencia. Yo tengo un hijo y él también probablemente se convierta en un migrante. Quizás sin decidirlo, en el sentido de que es la situación que te toca vivir, no es por imposición. Él dice ‘yo mi secundaria la quiero estudiar en Argentina’. La tendencia te alcanza y se presenta como una invitación a descubrir nuevos espacios para darle otro encauce a la propia vida”, reflexionó Josefina.

Y así adelantó algo de lo que viene en su vida: “Las vinculaciones artísticas van de lleno con Neuquén, hay un deseo de volver o poder tener un lugar con la patria y con la ciudad natal, donde está mi madre, donde nacimos mi hermano y yo, donde está la casa de la infancia. Yo soy muy patagónica y es ese deseo de poder hacer lo que me gusta en el lugar que me gusta, y Neuquén es un lugar que me gusta”.

La carpeta de producción del documental ya atravesó la primera etapa con la aprobación del Instituto Mexicano de Cine y el proyecto está próximo a atravesar la segunda instancia de concurso para obtener la financiación del equipo técnico, que se aprobaría antes de mitad de año.

Josefina también es Ingeniera en Energía y, además de su carrera como actriz, tiene grandes trabajos como gestora cultural, llegando a estar a cargo de la organización del último desfile Campeche Moda Intramuros.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario