De noche, con lluvia y en bici, un nene salvó al papá

El hombre había tenido un infarto y el chico -de 5- salió a pedir ayuda.

Rennes.- En un conmovedor gesto de amor, un nene francés de apenas cinco años salvó a su padre, que acababa de sufrir un infarto, al recorrer más de tres kilómetros en bicicleta para pedir ayuda, en medio de la noche y bajo una intensa lluvia.

Un automovilista lo encontró al costado de una ruta y se detuvo para ayudarlo. "Estaba en ojotas y en pijama. Estaba empapado, tembloroso. Hacía un día de perros", dijo el agricultor Jean-François Pinot, quien encontró el miércoles a Kevin Djéné en las afueras del pueblo de Saint Pierre La Cour, en el oeste de Francia, en un camino "muy peligroso".

Según el diario regional Ouest-France, el niño salió de su casa tras ver cómo se desplomaba su padre, de 58 años. Dejó a su hermana de dos años al lado del hombre y se subió a su bicicleta para ir a buscar a su madre, que trabaja de noche, a unos 12 kilómetros de su casa.

Pinot vio al niño al costado de la ruta, después de que varios autos que circulaban en dirección contraria le llamaran la atención con señas de luces.

Lloraba pero a veces se calmaba. Tenía lucidez, pero la lucidez de un niño de cinco años", expresó el hombre que lo encontró enla ruta.

"Me dijo: 'mi papá ha muerto'. Lo puse dentro del auto mientras otro automovilista llamaba a los servicios de emergencia", contó Pinot.

Kevin no lograba decir ni su apellido ni su dirección. "Lloraba pero a veces se calmaba. Tenía lucidez, pero la lucidez de un niño de cinco años", expresó el hombre, y añadió: "Decía: 'mañana voy a estar cansado para ir a la escuela'".

Contactado por los Bomberos y la Gendarmería, Claude Le Feuvre, el alcalde de Saint Pierre La Cour, una localidad de 2000 habitantes, logró relacionar al niño con una familia de su municipio.

Mientras los bomberos se dirigían a buscar al niño al vehículo de Pinot, los servicios de emergencia acudieron a su domicilio y trasladaron al padre a un hospital, donde el personal médico logró salvarle la vida.

Djénéba Godin, la madre de Kevin, agradeció al hombre que los ayudó. "No sólo salvó la vida de mi marido, sino también la de mi hijo", dijo.

A lo que Pinot expresó: "Sólo cumplí con mi deber, asistir a una persona en peligro".

"¡Este niño es increíble! Lo que ha hecho es muy inteligente. Su padre ya fue dado de alta. Tengo lágrimas en los ojos", finalizó.

Otra historia de un chico héroe

Existen otras historias de niños que han salvado a sus padres. También conmovedora, una de ellas ocurrió en agosto del año pasado: fue la de David Finlayson, de 52 años, y su hijo Charlie, de 13. Ambos realizaban una expedición en la montaña en la zona conocida como River of No Return Wilderness, en los Estados Unidos, cuando una roca arrojó imprevistamente al padre 10 metros abajo provocándole severas heridas. Durante dos días el niño acompañó a su padre en su agonía, buscó alimento, agua y hasta se encargó de mantenerlo despierto. Y no sólo eso. Como no aparecía nadie al rescate, el niño recorrió 6 kilómetros, solo, en la montaña hasta que dio con un grupo que los auxilió.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído