El clima en Neuquén

icon
Temp
86% Hum
La Mañana vino

Día del vino argentino: los números para festejar

El consumo de vino aumentó un 10% en los últimos dos años. Calidad y cantidad también. Es otro de los motivos para celebrar este miércoles 24.

El 24 de noviembre es el día del Vino Argentino. Podría parecer una típica efeméride para levantar las copas y dar temas en una conversación en un asado cualquiera, si no fuera que representa una historia, escala y cualidad de trabajo de los que se puede estar orgullosos a la hora de las copas. Puestos a cuantificar algunos de los alcances del vino en el país, listamos a continuación números sorprendentes.

Gran productor de vinos. Argentina es el 5to productor de vinos mundial, detrás de Italia, España, Francia y Estados Unidos. Con 215 mil hectáreas de viña plantada, en nuestro país se produce vino en 14 de las 23 provincias y el distrito restante, CABA, tiene un barrio, Devoto, recién nombrado como kilómetro cero de las rutas del vino en Argentina: allí, en torno a la traza del ferrocarril San Martín, embotellaban y despachaban las principales bodegas hasta la década de 1980. No es poca cosa. Nacida de una tradición inmigrante, la industria del vino local tiene la rara escala de los países productores y consumidores. ¿Acaso existe la posibilidad de reunirse a comer con amigos y que el vino no esté en la mesa? ¿Un encuentro familiar? ¿Una noche viendo de series?

Te puede interesar...

Las provincias unidas. Del total producido en Argentina en 2020, Mendoza da cuenta del 72%, seguido por San Juan con el 22%, mientras que el resto se lo reparten en forma decreciente La Rioja (2,7%), Salta (1,6%), Catamarca (0,5%), Neuquén (0,5%) y Río Negro (0,2%). Hay, por supuesto, provincias como Córdoba, La Pampa, Jujuy y Chubut con cantidades menores que completan el panorama de las 14 productoras.

Bebedores de blanco y tinto. Si se divide la cantidad de vino producido en 2020 en el país y por la población surge un número mágico: ese año se elaboró 33 litros de vino per pera. Claro que eso incluye a la población menor a 18 años. Replanteado, quitando lo que se exporta, a los menores y lo que se estoquea, el consumo medido en despachos arrojó para el año de la pandemia unos 20 litros per cápita. No está nada mal para un país que decide poner sobre la mesa una botella en cada ocasión especial y una botella en cualquier ocasión.

Exportación. Con todo, la industria del vino tiene excedente para exportar. En poco más de 30 años, para establecer una fecha de inicio en 1990, el mundo conoció, bebió y eligió en diversa manera los vinos producidos en este país. Del total producido, se vuelca a la exportación un 10% aproximadamente que, en 2020, dio cuenta de 791 millones de dólares, número al que se aproxima este 2021. Los principales mercados ese año fueron Estados Unidos (24,3 millones de litros), seguido muy de cerca por Canadá (21,6) y Reino Unido (20,1), luego Brasil (5,2) y Países Bajos (3,3). De total exportado en dólares, el 23% -redondeemos en un cuarto– corresponde a Malbec.

Un tinto desarrollado en Argentina como un producto de exportación que luego se convirtió en el favorito de los consumidores locales, también.

33 litros per cápita se elaboraron el último año en Argentina, quinto productor mundial.

Cantidad de bodegas. En Argentina hay unas 1247 bodegas registradas según los datos del Observatorio Vitivinícola. Sin embargo no todas están en actividad. De hecho, en la cosecha 2021 molieron uva 871. De los últimos diez años el pico de bodegas en producción se dio en 2010 con 984, mientras que registradas eran 1330.

Fuente de trabajo y riqueza. Como el vino es un producto de valor agregado, genera empleo directo e indirecto. Puestos a comparar 100 hectáreas cultivadas de vid les dan empleo a 72 personas frente mientras que la soja emplea solo a 2. Así, el vino emplea de forma directa a unas 150 mil personas y es sustento directo o parcial de unas 400 mil.

Ahora, medido como generadora de riqueza, el vino es el complejo agroalimentario exportador que más valor agregado genera: una hectárea cultivada con uva genera exportaciones promedio por un total de U$S4.800. Esto es casi el doble de lo que una hectárea de maní exporta , con valores de U$S2.683, y representa 5,6 veces lo que la soja exporta por hectárea, U$S857 (datos del Observatorio Vitivinícola).

Consumo mensual

Comparado 2018 a 2020, el consumo de vino fue en aumento, con una tasa de 10%. Si se toman sólo los primeros seis meses del año y se incluye a 2021 en la ecuación, el salto es del 21%. Proyectado, el consumo per cápita podría termina este año en torno a los 22,5 litros, en un repunte que mucho tiene que ver con el precio –por detrás del IPC en conjunto– y la calidad de la oferta.

Visitá la tienda virtual de Schroeder Wines.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario