El clima en Neuquén

icon
13° Temp
36% Hum
La Mañana periodista

Diego Manuel Flores Giménez: periodista de profesión y alma 

Trabajador radial de LU5. La primera escuela privada de periodistas de Neuquén en la Institución Faena College lleva su nombre. Fervoroso defensor del patrimonio histórico cultural neuquino.

La memoria de la sociedad configura una historia que no proviene de archivos ni documentos oficialmente reconocidos, sino de relatos orales de cada una de las familias que habitaron y habitan estas tierras: testimonios que hacen a la fuente cultural de un pueblo.

Diego Manuel Flores Giménez, autodidacta por vocación, de pura cepa neuquino, nació el 11 de septiembre de 1924 en la capital provincial.

Te puede interesar...

Era hijo de doña Elcira del Carmen Giménez, nacida en Tricao Malal, norte neuquino, y de Marcos Flores, que a los quince años había llegado con su familia escapando de la viruela. Recomenzaron su vida en el paraje Confluencia, como se llamaba la actual ciudad de Neuquén.

Elcira y Marcos, además de a Diego, tuvieron a Roberto, Julio, Rafael, Ana y Luco. Cuando Marcos falleció, doña Elcira contrajo nuevas nupcias con Giacometti, con quien tuvo a su última hija, Elsa.

Diego realizó la primaria en la escuela Nº 2 Conrado Villegas, establecimiento que recordaba con entrañable cariño y sobre todo a su querida maestra Blanquita de Chaneton.

Los deportes

Practicó y participó de distintas disciplinas deportivas: boxeo, natación, atletismo y motociclismo.

Además, jugaba al ajedrez: compitió en muchos torneos y obtuvo varios premios.

Sus múltiples actividades

Su pasión por el periodismo lo llevó a fundar el bisemanario Opinión Pública, publicado en Neuquén entre 1948 y 1956.

La Agencia Nacional TÉLAM lo nombró corresponsal en la provincia, puesto que ejerció desde 1951 hasta 1985.

De acuerdo con esta actividad, fue miembro fundador del Círculo de Periodistas de la Provincia de Neuquén.

Como periodista radial se desempeñó en la emisora local LU5: fue jefe del Servicio Informativo.

Labores comunitarias

Variada actividad cumplió en varios rubros. Integró la comisión pro monumento al General José de San Martín en la década del ‘50.

También integró el Consejo de Administración de CALF entre 1965/7 y fue socio fundador de la Sociedad Protectora del Patrimonio Histórico y Natural de la Provincia del Neuquén.

Su labor como martillero público lo colocó en lugar privilegiado en un rubro en ese entonces no explotado en la joven capital.

gimenez2.jpg
Diego Flores Giménez con Hugo Díaz.

Diego Flores Giménez con Hugo Díaz.

Periodista - historiador

Fue autor de numerosos trabajos de revisión histórica como Centenario, su historia en 1964.

Participó de los debates acerca del origen de Neuquén como capital en la Confluencia en 1904. Sus tesis eran avaladas por su incansable y continua lucha en la búsqueda de datos históricos lo que hizo que tuviera una biblioteca plagada de textos, escritos y documentación variada.

Defensor del patrimonio cultural

Fue fervoroso defensor del patrimonio cultural de la ciudad de Neuquén y la provincia a través de acciones tendientes a su preservación: trabajó afanosamente para que no demolieran la pirámide que conmemora el acto del 12 de septiembre de 1904.

Realizó numerosos trámites para declarar monumentos históricos a la casa del Dr. Plottier y del parque que la circunda como así también a la Zagala y el eucalipto histórico que plantara el Dr. Pelagatti en los inicios de la ciudad.

gimenezs.jpg
Diego Flores Giménez con su esposa.

Diego Flores Giménez con su esposa.

Su familia

En la década del ’50 conoció a una joven de una familia arraigada en Neuquén, doña Luisa María Salvatori, con la que tuvo tres hijos: Nora Virginia Gisela, Diego Manuel y Luis María, que les dieron muchos nietos y bisnietos.

Los padres de Luisa, el ingeniero Nicolás Salvatori y Sandrina Agosta Simonelli, habían llegado en 1920 desde la región de le Marche, Italia, a desarrollar este suelo neuquino con obras de regadío que fueron parte importante del crecimiento vigoroso del Alto Valle de Neuquén y Río Negro.

gimenez4.jpg
Diego Flores Giménez.

Diego Flores Giménez.

Reconocimiento

Numerosos ciudadanos que ejercieron loables tareas en la provincia reconocieron su tarea a través de expresiones de gratitud. Podemos mencionar al Dr. Gregorio Álvarez, que en 1966 lo consideró “preclaro hijo del Neuquén”.

Don Ángel Edelman (primer gobernador constitucional del Neuquén) dijo en 1958: “vaya mi reconocimiento por lo mucho y bueno que ha hecho por nuestra provincia”. El Dr. Lara Lardizábal dijo: “Culto e inquieto espíritu neuquino”.

Homenaje de sus hijos

Su intensa vida y labor como periodista tanto de medios escritos como radiales, hizo que sus hijos lo homenajearan al ponerle su nombre a la primera escuela privada de periodistas del Neuquén en la Institución Faena College.

Una pequeña calle del Barrio Municipal neuquino honra su grandiosa tarea en bien de su Neuquén que tanto amó y por el que tanto luchó, lucha que llevó a cabo a través de su arma más poderosa: el periodismo, con el que luchó, desde su lugar, por la verdad y las tradiciones.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario