Diego y Leo hay uno solo

La nueva joya del fútbol argentino tiene 15 años y ya pide que no se lo compare con el mejor del planeta.

Sabe Messi lo que duelen y pesan algunas comparaciones. Una poco sana costumbre del fútbol argentino, siempre necesitado de los duelos, de las antinomias, amantes por igual de la pelota y de las polémicas. Casi desde su aparición fulgurante hace más de 15 años, el fantasma de un tal Diego Maradona lo persigue. Sus éxitos en el Barcelona, sus increíbles logros y récords personales, la devoción del mundo del fútbol, los fanáticos en cada rincón del planeta no alcanzan, para muchos, porque el Diego nos hizo campeones del mundo y Leo lleva toda una vida deportiva en la Albiceleste sin vueltas olímpicas en la selección mayor.

Apenas debutó con el Mallorca a una edad récord el mes pasado, en plena pandemia, en una cancha sin público pero visto por TV por varios millones de futboleros, la nueva joya argenta, también criada en España, ya anda pidiendo que no lo comparen con Messi. La súplica se entiende. Luka Romero tiene 15 años y ya le ponemos sobre sus hombros la imagen del mejor del mundo. “Me molesta porque Messi hay uno solo”, dice.

Te puede interesar...

Su pedido, difícilmente sea escuchado. Si no llega a tener nunca el nivel que muchos esperan de él, será uno más de los tantos proyectos sobre los que se puso una expectativa desmedida. Si la rompe, gana títulos y se convierte en el mejor del planeta, igual deberá superar la vara que dejaron bien alta Diego y Leo. Uno casi insuperable por la mística eterna ganada con la Celeste y Blanca, el otro con un nivel superlativo en su equipo (de los más recordados de la historia en su punto más alto) durante más de una década y media. Mucho para usarlos de espejo de un pibe que nació en México pero elige jugar para Argentina. Y que podremos disfrutar, sin reclamarle llegar a ningún olimpo.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
50% Me gusta
50% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario