Disputa por tierras en una de las zonas más costosas

Una mujer asegura que intentan usurparle el terreno donde vive, aledaño al country Rincón Club.

Neuquén.- La familia Ñancu habita un pedazo de tierra en una de las zonas más cotizadas de la ciudad. El lugar, enclavado entre la barda de Parque Norte y el cerco perimetral del Rincón Club de Campo, se convirtió en el eje de una disputa judicial, motorizada por un millonario negocio inmobiliario.

Alicia Rosa Ñancu asegura que su padre, Agapito Ramón Fernández, se instaló allí en el año 1948 y se dedicó al cultivo y a la cría de animales. Sostuvo que originalmente muchas de las tierras ocupadas por el country y la cancha de golf les pertenecían, pero que gracias a diversas maniobras de empresarios locales fueron perdiendo terrenos.

La mujer, que vive en el lugar hace 68 años, contó que en 1963 su padre instaló el restaurante El Rancho Puntano, donde asaba y vendía los chivos que criaba.

Como forma de resistencia, la familia nombró al lugar Lof Ñancu, reconociendo el origen mapuche de Rosa. Tres casas de materiales comparten el espacio, donde la naturaleza agreste de la meseta patagónica se fusiona con los árboles, el césped y los frutales. Los patos nadan en el arroyo que lo atraviesa, “hay nutrias y peces”, confirmó Rosa. Un grupo de gallinas y gallos caminan libres bajo la atenta mirada de cuatro perros.

1948 Ese año Agapito Ramón Fernández se instaló en las tierras en conflicto, según su hija.

Junto a sus cuatro hijos, denunció que este año sufrió “tres intentos de usurpación” por parte de “supuestos adjudicatarios de un desarrollo urbano” y apuntó contra la inmobiliaria Alippi & Recchioni por motorizar el reclamo y la disputa judicial.

El 10 de agosto pasado hubo una “asamblea” frente a la entrada del predio donde se insistió en el desalojo, contó Hernán Contreras, uno de los hijos de Rosa. “Desde 2008 que nos están hostigando para que vendamos o nos vayamos”, agregó. “Hemos sufrido un atropello constante de los empresarios, las instituciones y el Gobierno, todos quieren quedarse con lo que es nuestro”, afirmó Rosa.

Desde Alippi & Recchioni negaron los cargos planteados en su contra y aseguraron que sólo representan los intereses de una clienta que ostenta un título de propiedad del predio desde hace 40 años. También rechazaron que estén promocionando un desarrollo urbanístico en el lugar. Agregaron que el caso está en proceso de mediación en los tribunales federales.

Rosa y Hernán aseguraron que ellos tenían papeles que les daban la titularidad de las tierras que habitan, pero en los últimos años descubrieron que los mismos están “mal hechos”. “Parece que los hubiesen hecho mal a propósito”, dijeron.

Desde hace tiempo que vienen reclamando que el Municipio les otorgue la tenencia debido a que cumplen con los términos previstos en el Código Civil por usucapión.

Para los vecinos del country, los Ñancu son usurpadores de los terrenos y exigen a las autoridades que los desalojen. “No queremos vender las tierras ni que nos den terrenos en otro lado. Queremos vivir acá, donde se asentó nuestro abuelo. No nos interesa hacer negocio. Es nuestra casa”, aseguró Hernán.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído