Distorsiones que matan: los chacareros pierden hasta en las góndolas

Crece la brecha. Según CAME, la disparidad entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor subió hasta 9 veces más.

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) es un instrumento de medición que elabora la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Permite, entre otras cosas, establecer la distorsión de precios entre lo que paga el consumidor y lo que recibe el productor por los alimentos agropecuarios. En abril, este registro subió 1,9%, alcanzando un valor promedio de 4,84 veces y vino con pésimas noticias para los productores de peras y manzanas de Neuquén y Río Negro.

El dato que asusta a los chacareros de Neuquén y Río Negro es que los productos con mayores diferencias entre importe de origen y destino en el mes fueron la pera con una disparidad de 9,4 veces y la manzana roja 8,3 veces.

A los productos valletanos le siguen el arroz 6,23 veces, la carne de cerdo 6,07 veces y el pimiento con una desigualdad de 6,05. Los cinco alimentos se ubicaron en el rango de desproporciones “muy altas”, mostrando importantes distorsiones de valía en el mercado de consumo en fresco, consigna el informe de CAME.

Las diferencias promedio entre el valor de origen y góndola para 25 alimentos agropecuarios que mide el índice estuvo impulsado por las mayores brechas en pimiento, arroz, papa, lechuga y acelga.

A su vez, el aumento en la brecha promedio de montos entre destino y góndola del mes se explica por el comportamiento del arroz, el pimiento, la lechuga, la acelga, y la papa.

Desplomes

En todos los casos se observaron caídas agresivas en los desembolsos al productor, en parte explicadas por sobreoferta estacional.

Para elaborar el indicador IPOD se tomaron los importes diarios online de los principales supermercados del país y más de 500 montos de verdulerías y mercados para cada producto.

En abril, el IPOD agrícola alcanzó un valor de 4,99 veces, 2,6% mayor a marzo, mientras que el IPOD ganadero bajó 1,7%, ubicándose en 4,26 veces.

Con la ampliación de la distorsión en abril, la participación promedio del agricultor y ganadero en el costo final del producto bajó un punto porcentual, de 23,7% en marzo a 22,8%, siendo la cifra más baja desde mayo de 2017, según el informe de la CAME.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído