Doce niños se contagiaron de sarna de perros callejeros

En el Barrio Popular Ferrocarril, ex toma de las vías, en Ferri, los más chicos sufren por las plagas.

Suman ya 12 los casos detectados de sarna en niños en el Barrio Popular Ferrocarril, ex toma de las vías, ubicado al sur de Ferri. Al parecer, los chicos se contagiaron debido a la enorme cantidad de perros con esta afección que deambulan por el sector poblacional, uno de los más marginados de todo Cipolletti. Además de los perros sueltos y la sarna, los vecinos están muy preocupados por la proliferación de otras plagas, como ratas, garrapatas, arañas y alacranes.

Por si esto fuera poco, las recientes lluvias asolaron las precarias viviendas que poseen la mayor parte de las 62 familias radicadas en el sector. Muchos hogares cuentan con magros techos de nylon, que fueron arrancados por el viento o no pudieron contener las filtraciones de agua. Las paredes, también de materiales modestos, tampoco fueron obstáculo para el desastre. El resultado: anegamiento interior y colchones y enseres empapados.

Te puede interesar...

Mónica Genes, referente vecinal, sostuvo que no debe existir otro asentamiento tan abandonado a su suerte como el suyo. No tienen agua, ni siquiera en cantidades mínimas para afrontar las necesidades cotidianas. Un camión cisterna les lleva el líquido una vez por semana y, en ocasiones, cada dos. Se vuelve imposible que, con los pocos bidones de que dispone cada familia, se pueda almacenar agua más que por un par de días.

Sin embargo, el problema que estalló en toda su crudeza en la actualidad tiene que ver con la proliferación de la sarna entre los pibes. Genes sostuvo que el parásito, que se introduce en la piel, donde hace galerías y provoca una intensa comezón y hasta reacciones alérgicas, fue transmitido por los numerosos perros que hay en el barrio y que no tienen ningún tipo de contención. No se están haciendo castraciones, así que la población canina cunde y campea a sus anchas. Eso sí, se trata de animales hambrientos, que no reciben cuidados y que son presa fácil de cualquier infección.

Expresó que ninguna repartición pública ni privada está colaborando para enfrentar el brote sarnoso que, si todo continúa igual, seguirá expandiéndose y poniendo en riesgo la salud de más niños y sus familiares. Únicamente el esfuerzo de la propia dirigente y de algunos vecinos solidarios permite dar atención a un problema que "se está volviéndose gravísimo".

Y el hecho es que los inconvenientes y las necesidades sobran. En estos días, se observa una invasión de ratas de todos los tamaños, que se han multiplicado por la abundante comida disponible. Como no hay contenedores ni canastos públicos para arrojar la basura y el camión recolector ni se asoma por los alrededores, los roedores engordan y procrean en las cercanías de las viviendas y en los canales y zanjones donde la gente arroja sus desechos día tras día.

No es el único azote de alimañas. Genes aseguró que insectos, arañas, garrapatas y alacranes pululan a sus anchas, en esa tierra de nadie en que se ha convertido la toma, ubicada sobre terrenos ferroviarios. Es un peligro, pero haría falta mucha ayuda del Estado municipal y provincial para apaciguar la situación.

Mientras, al compás de la pobreza e, incluso, el hambre severa que sufren muchos vecinos, resulta muy dificultoso evitar que el panorama continúe agravándose. Pese a su compromiso, la referente no da abasto para hacer frente a semejante penoso cuadro.

Creado hace más de cinco años, el Barrio Popular Ferrocarril se ha convertido en un punto oscuro en la geografía cipoleña. Olvidado y casi sin perspectivas, solo la persistencia de su gente abre una luz de esperanza.

Un comedor para paliar el hambre

Son muchos los vecinos que tienen prácticamente su única comida diaria en el comedor popular que sostiene Mónica Genes. En las precarias instalaciones se hace lo imposible por ayudar en los casos más urgentes. La dirigente considera necesario mejorar el recinto, hecho de madera y cartones. Disponer de una construcción de material, es decir, cemento y ladrillos, es un sueño constante.

LEÉ MÁS

Un gesto de grandeza: compró un iPhone, se dio cuenta que era robado y se lo devolvió a la dueña

Convocan a marchar por Nisman en Cipolletti

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído