El clima en Neuquén

icon
26° Temp
50% Hum
La Mañana Vinos

Doce vinos rosados para la temporada de vinos ligeros

Esta semana arranca la primavera y, con ella, las perspectivas cambian, incluso a la hora de disfrutar de una buena copa de vino. Aquí, propuestas imperdibles.

Los ciclos naturales tienen esa doble vena de lo previsible y lo esperable: al verano le sigue el otoño, al otoño el invierno y a este último la primavera, antesala del verano otra vez y de toda la ansiedad que conlleva una y otro. Es así desde siempre. Y sin embargo, cada vez, cada año, cada fecha en el calendario tiene el color de lo nuevo, de lo esperable.

Esta semana arranca por fin la primavera. Como cada año, como cada fecha, cada calendario, el 21 de septiembre próximo marca el inicio de los ciclos de renovación en la naturaleza. Justo en ella, donde no sirven las fechas exactas, es la que reitera cada año con asombrosa puntualidad el reloj del mundo. Y con la primavera, hay que decirlo, todo cambia: es que la perspectiva de los días más largos, las tardes más acogedoras, las noches tibias, ponen el marco natural para un cambio profundo.

Te puede interesar...

De ese cambio el vino es perfecto testigo. Un poco porque es un producto natural y está sometido a las reglas del cosmos –al fin del invierno vuelven los aromas al vino, vuelve la energía que hace que se exprese–; otro poco, porque es un producto cultural y depende de los gustos, las modas y las estéticas. Con la llegada de la primavera, entonces, arrancan otros gustos en materia de vinos.

Primero de forma lenta, casi imperceptible al comienzo. Luego, en la medida en que se abren las ventanas en los balcones, en que se ocupan las terrazas a última hora de la tarde, en que los mediodías se pueblan de las sombras de álamos, olmos y parras, opera en las copas una transformación. Es el cuerpo el que pide otros vinos. Y el paladar obedece.

Así llega el turno de los rosados. La relación es obvia: a un vino floral, una estación de flores. Pero también es menos obvia si se lo piensa desde el punto de vista estrictamente técnico: los rosados, como las flores, son vinos de vida breve; de una temporada explosiva en la que son puro aroma, puro asombro y esplendor, para caer rápido por la pendiente de la decrepitud. Un año a lo sumo, dos con toda la fuerza en algunos estilos. Eso, claro, si tenemos en cuenta son los primeros vinos en estar listos al cabo del invierno. Ellos y ciertos blancos. La primavera es tiempo de rosados por los aromas, pero también porque los encuentra jóvenes, expresivos, vitales. En fin: llenos de primavera.

Rosados actuales

Hay muchos rosados en el mercado local. Incluso los hay importados. Pero puestos a elegir, la técnica se ha depurado tanto en el cuidado de los aromas y en la conservación de la frescura, que hoy la paleta de estos vinos va desde vinos casi etéreos a otros más bien con impronta y peso. Pero si algo distingue a los rosados nuevos de los que ya cumplieron más de un año, es la gracia floral que va de la rosa a la rosa mosqueta; frutal, que va de la cereza a la guinda; todo entreverado con un guiño herbal que da frescor y vitaliza el paladar vibrante de energía fresca. En esa línea, los 2022 que llegan ahora a la góndola, al cabo del invierno, bien merecen una comida: de pizzas a milanesas, de pescados a guisados, de empanadas a picadas, los rosados van con toda la explosión que supone la recta final del año, el camino al verano. Puestos a elegir, estos son algunos de los más sabrosos.

Lagarde Goes Pink 2022, $1330 piel de bebé, expresivo y flora.

Rosé is a rosé by Luigi Bosca 2022, $4500 rosé provenzal, floral y de frescura lograda, vibrante.

Saurus Pinot Noir Rosé 2022, $1225 color salmón, recuerda a cerezas con un twist floral

Tomero Pinot Noir Rosé 2022, $1200 es una combinación de cereza y rosas, con frescura vibrante.

Famiglia Bianchi Rosé 2022, $1200 salmón provance, es frutado y refrescante.

Amalaya Rosé 2022, $1100 combina Malbec y Torrontés y resulta expresivo en aromas con una boca diáfana.

Alpamanta Syrah Breva 2022, $2850 es turbio a la vista, recuerda a cerezas y una nota herbal. Atractivo.

Hey Rosé 2022, $2125 es Malbec, con un rosado vivo, recuerda a flores y cereza. Eléctrico en su frescura.

Doña Paula Rosé 2022, $1270 salmón a la vista, recuerda a jugo de cereza, con paladar lleno.

Santa Julia Rosé 2022, $875 piel de bebé, con aromas de cereza y boca ancha y refrescante.

Krontiras Cosmic Amber 2022, $3300. Es un vino Naranjo que pica en el mundo de los rosados. Rico y con taninos finos.

Montfleury Pinot Noir Rosé 2022, $2000, salmon a la vista, ofrece cereza y guinda, con acidez vibrante.

Visitá la tienda virtual de Schroeder Wines

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario