Doña María volvió a Mariano Moreno luego de 70 años

Regresó para recordar su infancia en la localidad.

Fabián Cares

regionales@lmneuquen.com.ar

Mariano Moreno.- Con 85 años de sabiduría y experiencia, María Antonia Lillo regresó a Mariano Moreno después de 70 años. Lo hizo en compañía de una de sus hijas y de su nieto menor, Fernando, quien insistió en que las historias que le contó durante su vida se contrastaran con el presente del pueblo. “Aquel pueblo que yo vi y viví ahora está muy cambiado, ha progresado mucho”, dijo la mujer, que actualmente reside en Plaza Huincul.

Nacida el 21 de agosto de 1932 en Río Negro, María tiene tres hijos (Delia, María Cristina y Luis), nueve nietos y cinco bisnietos. “Siempre llevé en la retina a mucha gente y siempre extrañé a esa gente que yo traté cuando estaba aquí”, agregó a LM Neuquén.

Te puede interesar...

Volvió a recorrer la tierra que la cobijó en su niñez y adolescencia, que le dio un hogar y un trabajo a su padre, quien fue chofer del colectivo de la empresa Unión del Sud que unía la localidad con Zapala. “Mi padre era un ser extraordinario y muy trabajador”, lo definió. María casi no pudo estudiar al quedar huérfana de madre cuando tenía un año y medio. Bajo la responsabilidad de su padre, tuvo que estar siempre a su lado. Recuerda que siempre lo acompañaba en el colectivo. “Mi padre me había hecho una pequeña banca y en ella viajaba sentada junto a él”. Recordó que vivieron donde hoy está el edificio del colegio secundario. Se casó a los 19 años con Salvador Marfil. “Era mi mayor deseo”, contó. “Hace más de 20 años la vida me golpeó duro, en dos meses perdí a mi esposo y a mi padre”, relató emocionada.

Hace unos días, algunos vecinos pudieron ver cómo una joven de 15, años hoy en un cuerpo de abuela, recorrió las calles de aquel Mariano Moreno que conoció apenas unos años después de que había nacido el pueblo, en 1941.

Las personas que marcaron su vida

Apenas regresó al pueblo de su infancia, María recordó a la familia Moltedo por su contención y cariño.

Tuvo elogiosas palabras para Ana María “Chola” Moltedo, quien por aquellos años era la encargada de la Estafeta Postal y para Palmira, quien después sería una destacada docente.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído