El clima en Neuquén

icon
18° Temp
43% Hum
LMNeuquen hospital

"Dos o tres veces estuve a punto de morir y ellos pusieron la vida por mí"

Un paciente recibió el alta médica tras una larga lucha contra el COVID y su mensaje de agradecimiento a los médicos se viralizó. "Cada gesto de agradecimiento es una dosis de energía", dicen en el hospital.

En la terapia intensiva del Hospital Castro Rendón parecen verse las dos caras de una misma moneda. De un lado, la expansión casi sin límites de una pandemia mundial; la exigencia que atosiga a los médicos; el agotamiento que les quita los últimos restos de energía y la sombra de una muerte que se lleva a demasiadas personas. Del otro lado, sin embargo, se alzan las fuerzas de los sobrevivientes; el abrazo apretado de las familias que se reencuentran y los aplausos que abrigan el alma de los profesionales de la salud.

“Es como un empujón, una motivación para seguir trabajando en este contexto de agotamiento”, dijo Adelaida Goldman, directora asociada del Hospital Castro Rendón. La historia de cada paciente que se va de alta se vive como un triunfo entre tantas malas noticias, e impulsa a los profesionales de la salud a redoblar sus esfuerzos ya gastados para presentarle batalla, otra vez, a la pandemia de coronavirus.

Te puede interesar...

Con globos y carteles, una familia de Plottier esperaba a uno de los pacientes que sobrevivieron a la terapia intensiva del Castro Rendón. Con 65 años y antecedentes de salud, el hombre libró una dura batalla contra el COVID-19 que, más de una vez, pareció estar a punto de arrebatarle la vida.

Después de 40 días de internación, los médicos lo conectaron a un respirador. Pero la internación prolongada en la unidad de terapia intensiva y la asistencia mecánica para respirar no son inocuas. Adelaida Goldman afirma que, en promedio, la mitad de los que llegan a esa instancia pierde su batalla contra la enfermedad.

unidad-covid-hospital-castro-rendon-04.jpg

“No todos lo resisten, no sólo por la enfermedad sino por las complicaciones propias de una internación en terapia intensiva”, detalló. Y este caso parecía, por momentos, ser uno más de esos que engrosan las cifras de víctimas fatales de la pandemia. Sin embargo, después de pasar un estado crítico y tras 31 días de asistencia respiratoria, el vecino de Plottier pudo abrazarse con los suyos.

"Dos o tres veces estuve a punto de morir y ellos pusieron la vida por mí", expresó el paciente al momento de abandonar el hospital. Mientras sus familiares sonreían de emoción por debajo de sus barbijos, él no pudo ocultar su emoción. "Estoy eternamente agradecido, ahora me voy a casa", dijo con un tono triunfal.

"Son momentos de alegría en medio de tanto dolor”,

“Hay muchas personas involucradas en el tratamiento de cada paciente en terapia, hay cuatro turnos de enfermeros, dos de médicos y dos de kinesiólogos”, señaló Adelaida. Instrumentadores, trabajadores de maestranza, bioquímicos y hasta administrativos, todos se ponen al frente de una batalla diaria contra el avance de la pandemia y, aunque presencian el dolor de la muerte, muchas veces son testigos de los triunfos.

“Cuando vienen con carteles y globos, cuando te traen esos mensajes de agradecimiento o te reconocen con un aplauso, son momentos de alegría en medio de tanto dolor”, expresó Goldman. Cuando los familiares abrazan a los pacientes recuperados parecen abrazar también a todos y cada uno de los profesionales que, desde distintas disciplinas, hacen su aporte para tratar la enfermedad.

“Acá recibimos a todos, tengan o no tengan obra social”, dijo la médica con orgullo. Por cada paciente que ingresa a la terapia, se activa un trabajo comprometido de los profesionales que, ya agotados, se nutren de estos pequeños gestos para motivarse, otra vez, a pelear contra la pandemia.

Para este y otros pacientes, la lucha contra esta enfermedad se plantea como una bisagra: un momento que divide su vida en dos. Ya recuperados, afirman que nunca van a olvidarse del duro momento que les tocó afrontar. Y tampoco de los médicos, enfermeros y demás trabajadores de la salud. Tampoco de su trabajo comprometido. Y tampoco del amor que dedican a su tarea cotidiana.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.6697247706422% Me interesa
89.449541284404% Me gusta
0.45871559633028% Me da igual
4.5871559633028% Me aburre
1.8348623853211% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario