Dos viudas negras desvalijaron a amigos tras una fiesta sexual en un departamento

Las víctimas se quedaron dormidas en un departamento céntrico.

La lujuria es un pecado capital que, en algunas ocasiones, se paga muy caro. Y tiene sus ejecutores voluntarios, que en forma muy audaz hacen caer a incautos vecinos. Fue más o menos lo que sucedió el jueves en la madrugada, cuando dos amigos se retiraron de un local nocturno junto a dos atractivas mujeres y se dirigieron a un céntrico departamento cipoleño. Sin demoras, se desnudaron y tuvieron una fiesta sexual, que los dejó exhaustos y dormidos. Pero ellas, las viudas negras, estaban muy despiertas y en pocos minutos embolsaron computadoras, celulares y ropa de primera marca, y se retiraron raudamente. “Me quedé dormido”, habría señalado de manera lacónica una de las víctimas a los investigadores.

El hecho se desarrolló anteayer pasadas las 5 y la denuncia fue radicada en las primeras horas de la mañana. Más allá del hermetismo policial y judicial, el incidente fue la comidilla de los vecinos de las calles Italia e Hipólito Yrigoyen debido a que las protagonistas del robo habrían sido observadas cuando se alejaban en un taxi, explicaron fuentes allegadas a la investigación. “Esas son gatos”, habría disparado un testigo circunstancial.

Cuatro personas intervinieron en la fiesta sexual del jueves De acuerdo con fuentes judiciales, las víctimas conocieron a las viudas negras en un local nocturno cipoleño. Como no sospecharon de sus intenciones, las llevaron a su departamento.

Sin embargo, el incidente no generó sospechas en otras personas porque un joven se estaba mudando del edificio y pensaron que unas bolsas acomodadas en un pasillo pertenecían a él. Después, indicaron las fuentes, tomaron conocimiento de que en realidad se trataba del botín de las viudas negras. A diferencia de otros robos, las autoras del engaño no habrían utilizado pastillas para adormecer a las víctimas sino que aguardaron a que se durmieran luego de practicar distintas posiciones sexuales y consumir bastante alcohol.

Lo sucedido no pasó desapercibido para los vecinos de las víctimas, que viven en un departamento de calle Italia y tras la denuncia, tuvieron que recibir a la Policía para que lleve a cabo distintas pericias.

Impunidad

Se apoderaron de un valioso botín

La investigación de lo sucedido quedó a cargo de la fiscalía cipoleña, la Comisaría Cuarta y la Brigada de Investigaciones. Hasta ayer no había novedades sobre las presuntas autoras y los responsables de las pesquisas se encargaron de tomar distintos testimonios, además de una serie de pericias en el lugar del ilícito.

En cuanto al botín, las víctimas precisaron que las viudas negras se apropiaron de notebooks, tablets, celulares, camperas, ropa de marca y no menos de 3000 pesos en efectivo. Fuentes judiciales remarcaron que en el departamento vive una de las víctimas y que el otro hombre engañado es un amigo.

Durante el presente año, ocurrieron varios hechos similares aunque en ningún caso quedaron presas las delincuentes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído