El clima en Neuquén

icon
18° Temp
36% Hum
La Mañana Duelo

Duelo prolongado: ya se lo acepta como un trastorno

En Estados Unidos lo incorporaron como un diagnóstico psiquiátrico y los médicos podrán facturarles a las compañías de seguros de salud por tratar a personas con esta enfermedad.

Después de más de una década de discusiones, el organismo más poderoso de la psiquiatría en Estados Unidos añadió esta semana un nuevo trastorno a su manual de diagnóstico: el duelo prolongado.

La decisión pone fin a un largo debate en el campo de la salud mental, que ha llevado a investigadores y médicos a considerar el duelo intenso como objetivo de tratamiento médico, en momentos en que muchos estadounidenses están abrumados por pérdidas.

El nuevo diagnóstico, trastorno de duelo prolongado, se formuló para aplicarse a una franja estrecha de la población que queda incapacitada, suspirando y rumiando un año después de una pérdida y no puede volver a sus actividades.

image.png

La inclusión en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales significa que ahora los médicos pueden facturarles a las compañías de seguros de salud por tratar a personas con esta enfermedad.

Lo más probable es que abra una corriente de financiación para investigación de tratamientos -la naltrexona, fármaco utilizado para ayudar a tratar adicciones, está actualmente en fase de ensayo clínico como forma de terapia de duelo- y ponga en marcha una competencia por la aprobación de medicamentos a cargo de la Administración de Alimentos y Medicamentos federal de Estados Unidos.

Un largo debate

Desde la década de 1990 diversos investigadores han sostenido que las manifestaciones de duelo intensas debían clasificarse como enfermedad mental, afirmando que la sociedad tiende a aceptar el sufrimiento de los deudos en duelo como algo natural y que no los orienta hacia un tratamiento que podría ayudarlos. Un diagnóstico, según esperan, permitirá que los médicos ayuden a una parte de la población que, a lo largo de la historia, se ha replegado en el aislamiento tras sufrir pérdidas terribles.

"Eran las viudas que vestían de negro el resto de su vida, que se retiraban del contacto social y vivían el resto de su vida recordando al marido o la esposa que habían perdido", dice el doctor Paul Appelbaum, presidente del comité directivo que supervisó las revisiones de la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales.

"Eran los padres que nunca superaban la situación, y fue así como hablamos de ellos. Coloquialmente, diríamos que nunca superaron la pérdida de esa criatura", agregó.

Las dudas que se plantean

Durante ese tiempo, los críticos de la idea han argumentado enérgicamente en contra de la categorización del duelo como trastorno mental, diciendo que se corre el riesgo de que tal designación patologice un aspecto fundamental de la experiencia humana. Estos opositores advierten que habrá falsos positivos: personas en duelo a las que los médicos les dicen que tienen enfermedades mentales cuando en realidad están saliendo, lenta pero naturalmente, de sus pérdidas. Y temen que el duelo sea visto como un mercado en crecimiento por las empresas farmacéuticas que tratarán de persuadir al público de que necesita tratamiento médico para salir de ese estado.

"Estoy en desacuerdo total y absoluto con que el duelo sea una enfermedad mental", sostiene Joanne Cacciatore, profesora adjunta de asistencia social en la Universidad Estatal de Arizona, que ha publicado obra abundante sobre el duelo y dirige Selah Carefarm, un centro de retiro para personas que perdieron seres queridos.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario