Durmieron en la calle para ver de cerca a Abel

Chicas de distintas latitudes llegaron a la Confluencia atraídas por el artista del momento. Testimonios.

Natali Ruiz de Galarreta

regionales@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La organización no esperaba tanto. Sin carpas ni reposeras, paraditas bajo el sol del mediodía mientras aguardaban un show que no arrancaría sino luego de 12 horas, más de 200 “cómplices” de Abel Pintos hacían cola ayer en el Paseo de la Costa para ser las primeras en entrar al predio. Algunas pasaron toda la noche en el lugar después de haber viajado miles de kilómetros para estar cerca del cantante e intentar, ante todo, cruzar una mirada cómplice con él.

Macarena, Noelia, Marcela, Angie, Vero y Mar se conocieron hace un año en el concierto que el músico dio en la Fiesta de la Manzana, de General Roca, y desde ese momento han viajando por todo el país para ver y escuchar a Abel en cada presentación. Son su familia, como ellas mismas se hacen llamar, y pasaron toda la noche del domingo esperando en la entrada del escenario para ser las primeras en ingresar y estar tan cerca de él como para incluso ilusionarse con rozarlo.

“Desde las 11 de la noche que estamos acá. Venimos de Puerto Madryn, de San Martín de los Andes, de Loncopué y de Trelew. Nos quedamos durmiendo a la intemperie, en la calle, que fue el lugar que nos dieron los policías para esperar, porque lo queremos ver bien cerquita”, explicó Noelia Orsi, una de las mujeres de lo que ya se convirtió en un grupo de amigas, gracias a su compartido amor por Abel.

La cola, que continuó creciendo a cada minuto, contaba con cientos de mujeres neuquinas y otras muchas peregrinas. Porque hay grupitos que, buscando escuchar las notas de lo que dicen es su religión, llegan a hacer de todo por acompañar las sesiones en donde se presenta Pintos. “Lo seguimos a todos lados. Cuando podemos, vamos a verlo. Ahora en Neuquén volvimos a la zona que nos convocó a todas”, señaló Orsi.

Melina More viajó desde Merlo, Buenos Aires, con su grupo de amigas para seguir a su ídolo. Llegaron recién entrada la madrugada para tener una ubicación inmejorable, porque para ellas él es “mágico”. “Con cada canción nosotras nos volvemos sanas. Porque algunas tenemos problemas familiares o de otro estilo, y con sólo escucharlo nos calma. No es joda. Él logra eso, no sé qué tiene. Hace que nosotras queramos verlo siempre y seguirlo”, relató Melina.

“De él nos gusta todo”, dijo entre risas Andrea DaCosta, mirando a su amiga en un guiño de complicidad. Para ellas no hay una canción especial, siempre las interpela. Pero ante el pedido de cantar la más convocante, todas las cómplices que estaban en la fila frente a la costa del río se pusieron a cantar “Motivos”, mostrando con fervor remeras con la cara del cantante y banderas que llevaron preparadas.

Los recitales de Abel son una fiesta. Sus seguidoras van a disfrutar en familia y se preparan para la ocasión. Llevan espuma, serpentinas, confeti. Hasta hay quienes llevan sus propias cornetas. A las cómplices les encanta. Y al parecer, al músico también. Noelia Orsi esperaba que llegara la ambulancia que habían llamado hace unos minutos por una compañera que del calor y la emoción se terminó descompensando. Pero subrayó que la espera valía la pena porque “la gran mayoría ya lo ha visto, lo ha besado, lo pudo abrazar. Pero ahora lo más importante es estar bien adelante para oírlo y verlo. Escucharlo es único, por eso estamos acá”.

Embed

“Nosotras nos consideramos su familia, sus cómplices, de ninguna manera nos vemos como sus fans”, dijo Melina More, seguidora de Abel Pintos

“Somos un grupo que se une para seguir a Abel adonde toque. Neuquén nos quedaba como punto de unión perfecto”, dijo Noelia Orsi, de un grupo fiel al cantante

Noche: Las más fanáticas de Abel se quedaron bajo las estrellas en la entrada al predio.

Embed

Dos correntinos encantados con Neuquén y su río

“Vinimos el día de apertura y esta noche vamos a estar de nuevo, nos gustó mucho”, comentó ayer Gustavo Vexelman, un correntino que, tras pasear unos días por Villa La Angostura, terminó su gira patagónica con una grata experiencia en la Fiesta de la Confluencia.

Neuquén fue una sorpresa. Para Cristina Artigas, la pareja de Gustavo, el paseo costero es un punto a destacar. “Yo no pensé que la ciudad fuera tan grande, ni que estuviera tan desarrollada. Ni que tuviera tanto desarrollo urbano aprovechando las condiciones del paisaje, porque nosotros tenemos el río Paraná, pero no tenemos la ciudad pensando en el río como acá”, opinó la arquitecta.

La ciudad registró en enero una ocupación del 50% de sus plazas turísticas. Resta esperar los informes de la primera quincena de febrero para especular cuánto influyó el festival.

LEÉ MÁS

Abel Pintos dijo que será una noche especial con los neuquinos

Todo lo que tenés que saber de la Fiesta de la Confluencia

Con 365 viví la Fiesta de la Confluencia de la mejor manera

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído