El clima en Neuquén

icon
11° Temp
44% Hum
La Mañana Balseiro

El Balseiro becó a un neuquino para estudiar ingeniería nuclear

Francisco Miranda, de San Martín de los Andes, es uno de los seis argentinos que sobresalieron en sus exámenes para estudiar la carrera en el reconocido instituto.

Un joven neuquino es uno de los seis argentinos que fueron seleccionados para tener una beca y estudiar la carrera de Ingeniería Nuclear en el reconocido Instituto Balseiro de Bariloche. Francisco Miranda tiene 20 años y vive con su mamá en San Martín de los Andes.

Con un nombre que suena “importante”, esta carrera tiene múltiples aplicaciones. Los ingenieros nucleares son los encargados de manejar la central de Atucha en nuestro país, aunque tiene orientaciones hacia la medicina, las comunicaciones, el petróleo o el desarrollo de satélites.

Te puede interesar...

Para Francisco las matemáticas siempre fueron un juego y finalmente apareció la ingeniería en su meta. Por lo que el exigente examen que tuvo que pasar para conseguir la beca en el Balseiro no fue tan duro, por lo menos desde su mirada curiosa e interesada en la ciencia.

La curiosidad por la ingeniería no la tuvo desde niño. Hasta los 16 años quería estudiar Ciencias Políticas cuando terminara la secundaria. Pero un viaje de estudio en 4° año a Bariloche, a la sede del Instituto Balseiro y al Invap, fue lo que lo motivó a dar el volantazo en su futuro.

Cuando terminó la secundaria en la Escuela Sol de San Martín de los Andes se fue a Buenos Aires a estudiar Ingeniería Mecánica, ya con los dos primeros años aprobados, el verano pasado se preparó en física y matemática para poder ingresar al instituto barilochense.

Francisco Miranda Balseiro 01.jpg

Los ingresos para el Balseiro son generalmente en marzo. Este año el examen estaba pautado para el 20 de marzo, día en la que comenzó el aislamiento, social, preventivo y obligatoria por el coronavirus, por lo que no se pudo realizar de manera presencial.

Desde esa fecha truncada, él y los otros estudiantes interesados en la beca para ingresar al Instituto Balseiro esperaron ansiosos el día de la prueba, que por primera vez en los 65 años de historia de esta institución se realizó de manera virtual.

Fue el miércoles 12 de agosto cuando los 161 postulantes de todo el país se presentaron a dar el examen para conseguir una de las 26 becas de las cuatro carreras. Esa jornada fue trascendental para la vida de Francisco.

Tardó dos horas en responder las 40 preguntas de matemática y física durante la mañana. Por la tarde, la segunda parte del examen consistió en resolver dos problemas de puño y letra que luego tuvo que escanear y enviar por correo electrónico.

“Después vinieron los días de esperar para saber si había pasado esta primera instancia. Muchos nervios y mirar el mail constantemente. Cuando me informaron que la había pasado, a esperar el examen oral donde se mezclan preguntas personales con técnicas”, dijo a LM Neuquén el estudiante desde San Martín de los Andes.

Francisco Miranda Balseiro 03.jpg

Dos semanas después, el 1 de septiembre a las 16.03 Francisco recibió la noticia esperada: era uno de los seis nuevos becarios para estudiar Ingeniería Nuclear. Él y su mamá, Juliana Miranda, se fundieron en un abrazo incontrolable luego de tanto esfuerzo y estudio. Un doble examen aprobado, el del joven aspirante y también el de la madre, quien crió sola su hijo.

“Al principio todo fue liberar mucha ansiedad y estrés, como sacarte un gran peso de encima. Después vas cayendo”, describió el joven, que comparte su amor por la ciencia con la pasión por el tenis. Fueron en total 26 los estudiantes que ingresarán al Instituto Balseiro en sus cuatro carreras.

Yo sé que muchas personas escuchan las palabras Ingeniería Nuclear y automáticamente piensan en bombas, en Chernóbil. Pero no tiene relación con eso, porque la idea es el uso pacífico de la energía nuclear

instituto balseiro.jpg

Todavía no hay fecha de inicio de clases para la carrera que el neuquino cursará en la sede de Bariloche, mientras tanto todo es prepararse para concretar un gran sueño. “No sé a qué rama de la Ingeniería Nuclear me voy a dedicar, es muy variado el campo, pero me imagino que voy a encontrar algo puntual en lo que dedicarme, pero lo primero que me interesa es la energía”, aseguró confiado.

“Estoy muy contento, y entusiasmado. Yo sé que muchas personas escuchan las palabras Ingeniería Nuclear y automáticamente piensan en bombas, en Chernóbil. Pero no tiene relación con eso, porque la idea es el uso pacífico de la energía nuclear”, sintetizó el futuro alumno del Instituto Balseiro.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.3243243243243% Me interesa
89.72972972973% Me gusta
2.7027027027027% Me da igual
0% Me aburre
3.2432432432432% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario