El canto coral, un espacio de aprendizaje social

Cada vez más neuquinos se vuelcan a esta actividad.

Por Pablo Montanaro - montanarop@lmneuquen.com.ar

“Nunca fue condición saber música, sino las ganas de cantar”, aclaró Soledad mientras ingresaba al aula 8 del CPEM 46 donde todos los jueves por la noche y durante dos horas cumple junto con sus compañeros las indicaciones que una directora les imparte para lograr que el canto grupal suene afinado.

Esta maestra especial de 45 años es una de las 54 personas, aficionadas a la música, que integran el Coro de Adultos de la Confluencia dirigido por la profesora de música Alejandra Frascheri, y refleja el resurgimiento en los últimos años de la actividad coral, un fenómeno vocacional y comunitario que tiene muchos adeptos en esta ciudad.

Te puede interesar...

Este coro fundado en 2002 es de carácter vocacional y nuclea a coreutas de distintas edades –a partir de los 25 años-, profesiones, oficios y gustos de esta ciudad, Centenario y Cipolletti.

Pablo, otro de los integrantes, aportó que los coros son un aprendizaje social porque se convierten en lugares “para aprender lo que tiene que ver con el aspecto social y el cooperativismo”. Para explicar su pensamiento, este psiquiatra de 60 años pone como ejemplo el momento en que “tu cuerda es la protagonista y los demás coreutas acompañan; en otro momento, uno acompaña a los otros”.

Canto-coral-en-la-ciudad-de-Neuquén-página-8-3.jpg

Para Laura, quien hace cinco años se integró a este grupo coral, la experiencia de unir su voz a otras resultó “una cosa maravillosa, que trasciende a uno y no podés creer que sonemos de esa forma”. Desde chica la música formó parte de su vida y esa pasión se la inculcó a sus hijos. “La más chica integra el coro de niños y mi segundo hijo es percusionista y le encanta cantar”, contó esta ama de casa.

El repertorio está integrado por temas populares de Argentina y de países latinoamericanos que el grupo ensaya los jueves, de 21 a 23, en el colegio ubicado sobre la calle Maestros Neuquinos.

Miriam Berensztein, quien coordina el taller de introducción al canto coral destinado a los más nuevos del grupo, señaló que la frase más común que trae la gente de su experiencia musical en la escuela primaria es “cuando los hacían hacer una fila y la profesora de música decía: ‘Usted, el que desafina, salga de la fila’”.

Canto-coral-en-la-ciudad-de-Neuquén-página-8-4.jpg

Los integrantes resaltaron que formar para del coro es disfrutar de la música y de quienes lo rodean. “El canto saca lo mejor de cada uno frente a situaciones problemáticas del ser humano, sea laboral, de salud. Acá son dos horas en las que nos olvidamos del mundo”, precisó Liliana, docente universitaria.

Para Berensztein, la mejor lección que ofrece esta actividad es “encontrar dentro de uno la voz y ponerla en función del canto grupal”. “Acá se aprende a escuchar, a luchar contra el propio ego en una sociedad que siempre nos enseña que tenemos que estar por encima del otro. El canto coral es una actitud de vida que te pide estar al lado del otro y poder sostenerlo”, dijo.

Canto-coral-en-la-ciudad-de-Neuquén-página-8-2.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído