El cardenal al que le gusta el lujo anda en problemas

Era el número dos de Benedicto XVI. Lo investigan por corrupción.

Roma
El Vaticano está investigando el posible financiamiento ilegal del gran apartamento que ocupa el cardenal italiano Tarcisio Bertone, que fue secretario de Estado (número dos) durante el papado de Benedicto XVI y conocido por su afición por el lujo y las comodidades caras.

El vicedirector de la oficina de prensa, Greg Burke, confirmó a los periodistas una información del semanario italiano LEspresso que revela esa investigación.

El apartamento, de varios centenares de metros cuadrados, está situado cerca de la residencia de Santa Marta, donde vive el Papa.

Greg Burke confirmó que dos personas están siendo investigadas: Giuseppe Profiti, ex presidente del hospital romano Bambino Gesù, y Massimo Spina, ex tesorero del mismo establecimiento, que pertenece a la Santa Sede.

El periodista de LEspresso Emiliano Fittipaldi, que publicó un libro sobre la gestión financiera del Vaticano, objeto a su vez de otra investigación por la presunta filtración de documentos confidenciales, afirmó que las pesquisas sobre el apartamento ya han dejado al descubierto irregularidades.

Bertone, que se retiró de su cargo de secretario de Estado en 2013, aseguró en diciembre pasado que las obras de renovación de este apartamento costaron 300.000 euros. Otros 200.000 euros habrían sido luego depositados por la Fundación del Bambino Gesù, aunque el cardenal aseguró que él no estaba al corriente.

Según la prensa italiana, el apartamento mide 700 m2, pero Bertone asegura que son menos 300 m2, y que además los comparte con tres religiosas y una secretaria.

En los primeros meses del pontificado de Francisco explotó el escándalo del "ático de Bertone", relacionado con una serie de trabajos de unión y remodelación de dos departamentos más una terraza, en el Palacio de San Carlos.

Siendo secretario de Estado, el principal colaborador del Papa, Bertone estimaba que con la renuncia de Ratzinger iba a ser removido de su puesto y se preparó con anticipación haciéndose asignar las dos unidades inmobiliarias. Y estipuló un contrato con una empresa para la puesta a punto de ambos espacios, de por sí ya habitables.


La trama
Giraron dinero desde un hospital

Como parte del Vatileaks 2, el escándalo por la difusión de papeles reservados de la reforma a las estructuras económicas de la Santa Sede ordenada por Francisco, se descubrió que buena parte del dinero para los trabajos del lujoso inmueble de Tarcisio Bertone salió de la fundación del hospital pediátrico Bambino Gesù.

Entonces, el cardenal Bertone aseguró que la mitad de los recursos había salido de su bolsillo. No especificó entonces de dónde obtuvo tanto dinero.

Por separado, Profiti reconoció que la otra mitad había venido del Bambino Gesù, pero exoneró al purpurado diciendo que él "no sabía nada" y que la erogación respondía a una "inversión en marketing social" porque el apartamento sería usado para recaudación de fondos.

"El escenario del Vaticano es inmejorable y fascinante para los grandes manager", se justificó entonces.

Bertone, pese a todo, parece gozar de un retiro plácido, alejado del Palacio Apostólico.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído