El clima en Neuquén

icon
12° Temp
65% Hum
La Mañana CONICET

El Conicet desarrolló una terapia para el cáncer

Una droga para tratar la hipertensión inhibe los tumores óseos. Se desarrollaron estudios que confirman su efectividad.

Una droga para tratar la hipertensión, conocida como propranolol, obtuvo muestras positivas en los ensayos preclínicos y demostró que puede optimizar los resultados de la quimioterapia en pacientes que padecen el cáncer de huesos de mayor prevalencia. La conclusión surgió luego de que un grupo de científicos del Conicet realizarán una serie de ensayos in vitro en el Centro de Oncología Molecular y Traslacional de la Universidad Nacional de Quilmes. Al mismo tiempo, la investigación fue publicada en la revista Scientific Reports, de la editorial Springer Nature.

El osteosarcoma es un tumor óseo primario que afecta, sobre todo, a niños, niñas y adolescentes. Se trata, por lo general, de quistes muy vascularizados y con gran propensión a dar metástasis. Como conclusión, los mismos suelen ser muy agresivos y cuentan con un alto grado de mortalidad. Según indicaron las entidades en un comunicado, la enfermedad aún permanece sin ser demasiado explorada.

Te puede interesar...

El ensayo está enmarcado dentro de una línea de trabajo en oncología conocida como reposicionamiento de drogas: la actividad que consiste en estudiar si algunos medicamentos ya aprobados por los entes reguladores para el tratamiento de otras patologías pueden tener efectos antitumorales en algún tipo de cáncer.

El CONICET estudia droga para tratar el cáncer (1).jpg

El propranolol, por su parte, es una droga que se utiliza hace más de cincuenta años para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. Además, cuenta con la ventaja de ser económica, no estar sujeta a patentes y ser producida como genérico.

En la segunda etapa del estudio, luego de que se llevarán a cabo las comprobaciones en el laboratorio, se trabajó con modelos animales de la enfermedad.

“Lo que hace el fármaco es antagonizar los efectos estimulatorios de las hormonas de estrés sobre el crecimiento celular tumoral. Cuando actúa, la adrenalina y la noradrenalina no pueden interactuar y no se desencadenan dichos efectos protumorales”, explicó Juan Garona, director del trabajo.

El lanzamiento al mercado del medicamento había representado un avance clave en la lucha contra las enfermedades cardíacas: llegó a ser el fármaco más vendido del mundo.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario