El crudo se va para arriba

La producción de YPF en la cuenca neuquina sigue creciendo. La empresa nacionalizada le dijo a los inversores que este año el objetivo en la emblemática área son los 59.000 barriles diarios.

Por Fernando Castro / fcastro@lmneuquen.com.ar

Loma Campana explica en buena medida el balance 2018 que dio a conocer YPF. El ambicioso plan de la fase 2 de desarrollo del área emblemática de Vaca Muerta implicará un incremento de la producción sin precedentes: la empresa oficializó que va tras la meta de los 59000 barriles diarios equivalentes de producción diaria (bbl/d). Eso implica un incremento de casi el 20 por ciento para este año. Hoy en las locaciones ubicadas al frente de Añelo se producen unos 50.000 bbl/d).

YPF les explicó a inversores de todo el mundo cuál es su plan el ára donde es socia de Chevron: se perforarán unos 40 pozos y para eso utilizará 5 equipos de perforación, sumando dos a los que tiene hoy: uno para seguir optimizando sus importantes resulutados en la extensión de las ramas laterales que tanto resultado le dieron en el último año.

De acuerdo a la información que dio la compañía en un encuentro con inversores, dajará durante todo el 2018 unos 670 millones de dólares también en la misma área.

Loma Campana viene superando sus propios récords de producción de shale oil mes a mes. En buena medida, es lo que finalmente quedó reflejado en el balance que YPF dio a conocer el jueves por la tarde. En ese documento, da cuenta de un salto del 59% en la producción no convenciona, en medio de una caída en su producción total de gas del 4,6 por ciento en total.

La-producción-de-gas-de-YPF.jpg

Según los datos que dio a conocer la empresa nacionalizada en la comisión nacional de valores, en todas sus operaciones del país perforó 348 pozos. De este total, 148 son no convencionales, es decir, se realizaron en la formación Vaca Muerta.

La empresa viene volcando la mayoría de sus recursos en la cuenca neuquina a la producción petrolera. Es lo que anticipó a inversores estadounidenses sobre el último cuatrimestre de 2018, ante quienes dio algunos detalles sobre el crecimiento que espera de su producción durante la nueva fase de desarrollo del área. Ayer oficilizó que serán unos 670 millones de dólares los que dajará en el área, cuya producción aumento un 40% entre 2016-2018.

En buena medida, esto se debió a la optimización de su conocimiento en un terreno donde hace perforaciones de rama lateral de una extensión cada vez mayor.

En parte por eso pasó de producir pozos que al final de su vida tendrán un rendimiento de unos 900 mil barriles, con algunos de un rendimiento sobresaliente que alcanzará en unos 30 años el millón y medio de barriles.

El-crudo-se-va-para-arriba.jpg

Esto, básicamente, también ocurre por la cantidad de etapas de fractura que le permiten hacer estas extensas ramas horizontales, que llegan a prolongarse por encima de los 3,2 kilómetros de longitud, algo en lo que talló de forma definitiva su baja en los costos.

Hoy tiene un valor de desarrollo en torno a los diez dólares por cada barril de petróleo que produce en el segmento no convencional, una cifra que la posiciona cerca de formaciones shale como Permian, en Estados Unidos, uno de los motores que dejó al gigante del norte como el principal productor de petróleo del mundo merced a los desarrollos no convencionales.

El CEO de YPF Daniel González había anticipado a finales de 2018 que la compañía encabezaría un plan exploratorio en unos 2000 km2 en Vaca Muerta.

Así, en parte, buscará sumar al paradigma shale áreas convencionales afectadas por un declino anual del orden del 14%, como el caso de Chihuido, Puesto Hernández, Filo Morado y Las Manadas, parte de la antigua tradición petrolera neuquina. Pero el plan incluirá también áreas cercanas al epicentro de la actividad en Vaca Muerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario