El CSI a lo Springfield

Sumidos en la precariedad, los pesquisas neuquinos hasta ponen sus propios autos para poder investigar.

Desde principios de la década pasada hasta el 2016 la serie CSI, que son las siglas en inglés de lo que en criollo es investigación de la escena del crimen, fue furor en las audiencias, que pudieron observar cómo la actividad forense-criminalística y la perfilación criminal eran vitales para esclarecer un caso. También vale aclarar que hubo muchas cuestiones que no eran del todo reales y que tenían que ver con resolver un caso en un episodio de 45 minutos. Las audiencias quedaron maravilladas y muchos no supieron separar realidad de ficción.

La aclaración viene a los fines de quitar del imaginario popular neuquino que nuestros investigadores cuentan con recursos similares a los de la serie que transmitió la CBS. Acá en Neuquén, como para que lo puedan visualizar con alguna serie exitosa, se trabaja al mejor estilo de Los Simpson.

Te puede interesar...

Neuquén es Springfield porque por estos pagos de Vaca Muerta, los policías no tienen demasiados recursos para poder esclarecer el robo en la casa de un vecino.

Por ejemplo, si se corta la luz, las comisarías no tienen grupo electrógeno como para retomar las tareas y tomar una denuncia. Y las brigadas de investigaciones, en su mayoría, no cuentan con vehículos para realizar tareas de encubierto. Por este motivo, los pesquisas que sueñan ser como Philippe Marlowe, el gran detective que construyó Raymond Chandler, le ponen empeño y hasta utilizan sus autos particulares para salir a investigar.

En esta extrema precariedad se investiga en Neuquén, donde desde hace más de una década la tasa de esclarecimiento de los robos importantes ronda entre el 5 y el 10 por ciento. Una cifra paupérrima.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído