El clima en Neuquén

icon
16° Temp
48% Hum
La Mañana lluvia

El día que el otoño se le coló al verano

Con la lluvia y el frío cambió el paisaje en la ciudad del Neuquén. El río tuvo su descanso después de tanto calor.

Gente abrigada caminando apurada bajo la lluvia, caras de frío, manos en los bolsillos. Cualquiera de las postales que se vieron ayer en la ciudad de Neuquén estarían más relacionadas a los otoños húmedos que empiezan a marcar su impronta en el mes de abril, que a un mes de enero que días atrás había registrado una intensa y sofocante ola de calor.

En diciembre, los pronósticos hablaban de uno de los veranos más agobiantes de los últimos 60 años en la Patagonia. Y se cumplieron. Nadie imaginaba que un frente frío del Pacífico cambiaría el paisaje y el humor de los neuquinos de un día para el otro.

Te puede interesar...

La capital amaneció con un brusco descenso de la temperatura y una mínima que no superó los 9 grados. El olor temprano de la lluvia recordó que la noche había anticipado este cambio abrupto que con el correr de las horas se acentuó. Una intensa llovizna se repitió cuando todavía no había llegado el mediodía y el cielo se mantuvo pesado, plomizo y amenazante durante buena parte de la jornada.

Hasta el domingo, la costa del río había sido visitada por miles de neuquinos escapándole al calor, buscando refugio en el agua y en los árboles de la orilla. Gente chapoteando en la correntada, disfrutando del sol, descansando bajo la sombra; vendedores de helados y refrescos, imágenes típicas de los veranos patagónicos.

AM frio y lluvia (19).JPG

Sin embargo, ayer el panorama cambió. Hubo visitas, claro, porque la costa convoca siempre, aunque esta vez la concurrencia fue distinta.

Los amantes de los deportes y las caminatas dijeron presente sin importarle el frío o la lluvia. Y así, los senderos ribereños se poblaron tímidamente de bicicletas, de runners y de gente haciendo ejercicio, aunque también estuvieron los más pasivos, con sus reposeras y abrigos frente al caudal para contemplar el paisaje tan inusual para un 17 de enero.

El río tuvo su tregua y recuperó la calma y la soledad por los caprichos del clima.

Es un descanso inesperado y temporal que probablemente se extienda hasta el fin de semana; apenas una pausa hasta que regrese el sol, se calienten las calles y la ciudad vuelva a vivir al ritmo del verano.

AM frio y lluvia (18).JPG

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario