El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum
La Mañana radio

El Doctor de Radios: humorista y restaurador que revive el eter

Sergio Creis es una figura al aire pero su gran pasión desde chico es recuperar y dar vida a viejos equipos.

Sergio Creis es un humorista e imitador rosarino y desde su niñez, se dedica a “volver a la vida” las radios antiguas. Su trayectoria artística lo llevó a representar en teatro, radio y televisión a personajes como Sandro, Charly García, Alberto Cortez, Julio Iglesias y una larga lista de celebridades de la política, la cultura y el deporte.

Llegó al gran público a través de la televisión participando en los programas de Jorge Sofovich, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli. Integró exitosas compañías teatrales, realizó giras nacionales pero su gran amor siempre fue la radio, medio en el que actualmente trabaja.

Te puede interesar...

Esa pasión lo llevó en su tiempo libre a la restauración de radios antiguas actividad y desde hace 35 años devuelve a la vida viejos equipos.

WhatsApp Image 2022-05-19 at 9.30.22 AM (2).jpg

“Tenía 11 años, pasábamos con viejo por un negocio y le pedí que me comprara una radio de las “tipo capilla”, cuadrada, de pie. Los chicos a esa edad suelen pedir una pelota y yo me había enamorado de ese objeto”, contó a LMNeuquén.

Se las conocía como radio capilla debido a que su gabinete, compuesto principalmente de madera, simulaba la construcción arquitectónica de una iglesia. Aquellos voluminosos armazones de estructura abovedada constituían casi un mueble por sí mismo y se emplazaban en una sala destinada a la escucha familiar. Los parlantes estaban ornamentados con delicadas figuras de carpintería artística y una rústica tela de color ocre hacía las veces de barrera y protección de los componentes internos. En el interior dos válvulas, de un tamaño algo superior a una lamparita actual, iluminaban un dial que se encendía permitiendo reconocer el movimiento de la aguja para poder sintonizar las estaciones de radio.

“En esa primera radio que arreglé a los 11, me escucharon mis viejos cinco años después, cuando fui a actuar a Santa Fe, con un grupo de cantantes de ópera hacer la obra “Tosca”, en la que hacía un personaje secundario y que fue trasmitida por una AM de esa ciudad", recordó Creis.

doctor radio (1).jpg

"Como a todos los coleccionistas, me gustan las radios que son más antiguas o más raras. A mí me gustan particularmente las radios capilla, que son de la época en la que empezaron los grandes cambios de los aparatos regenerativos de la década del '20, que eran muy difíciles de manejar, con una bocina y con un montón de botones que había que tocar para que funcionen. Tenías que estar todos los días tratando de ajustarla para que agarre una emisora en particular, dentro de aquel dial precario, hasta que, a partir del año 1931, comienzan a venir los modelos de radio como los conocemos hoy, con una llave de encendido, con volumen y con una sintonía", agregó.

"Después hay más antiguas y raras, esas que tenían todas las bobinas expuestas y un enjambre de cables y que posteriormente, utilizaron como fuentes de alimentación pilas y baterías o fuentes externas. Las coleccionamos porque son verdaderas rarezas a las que indagamos y sobre las que buscamos permanentemente todo tipo de información. No es que estemos buscando tener la más difícil o la más valiosa, sino las más raras para después poder compartir todo eso, para que sea un motivo de charla cuando te encontrás con alguien que disfruta de la misma pasión", dijo. }

radios3.jpg

Sergio Creis es parte una generación que disfrutó de una época de esplendor de la radiofonía rosarina, conformada por emisoras históricas como LT3 Radio Cerealista (emisora surgida del proyecto de un grupo de acopiadores de cereal), LT8 (integrante alguna vez de la Cadena de Radio Excélsior) y LT2 (que perteneció a la Cadena de Radios Splendid de la que formó parte en Neuquén LU5).

"La radio sigue siendo una gran compañía. Ahora tenemos la ventaja de poder sintonizarla desde el celular a través de distintas aplicaciones y yo las uso cuando necesito moverme porque no podés andar cargando un equipo, pero en mi casa siempre prefiero sintonizar radios de verdad. Aunque sean aparatos de los '80 o de los '90 que también tengo, no me dicen nada, ahora cuando se trata de radios de las del '20, '30 o '40 te da la sensación de estar escuchando con un receptor de la época en la que se inventó todo", contó.

radios.jpg

"Mientras alguien está trabajando o haciendo la comida en su casa, en un taller o incluso en la “compu” misma, la radio le da la hora, el clima, la economía, le aporta la opinión y las críticas. Otros como en mi caso hacemos alguna payasada para hacer reír y es debido esa variada propuesta, la razón por la que creo, va a perdurar muchos años más", dijo Creis.

"Cuando yo empecé, la radio tenía esa cosa medio glamorosa, de que cada quién tenía que saber hacer bien algo. El locutor era locutor porque había estudiado y rendido y el periodista lo mismo y si te dedicabas al humor tenías que hacerlo de forma profesional. Quién está frente a un micrófono debe saber hablar, expresarse y tener un proyecto", añadió.

radios4.jpg

Creis empezó sus carrera a los 16 años, tuvo una pausa y retomó 35 años después. "Siempre busco lo mismo, no hacerme conocido, sino transmitir un poco de alegría, desarrollar un tema que contenga información y que la gente pueda disfrutar", dijo a LMNeuquén y detalló que como actor radial tiene que hacer un trabajo dinámico para evitar el zapping,

"El “Doctor de Radios” no es que sea un título pretencioso mío. Nació porque me puso así un querido amigo, que es especialista en la restauración de relojes, que además da clases y forma a los aprendices en su oficio. Un día vino a mi casa y al ver mi colección de radios, me dijo: “Vos sos como Gepetto y tu casa es como el “Hospital de los muñecos” y vos sos “El Doctor de Radios”. Llegó a hacerme un logo, después un blog y quedé en las redes como el tipo que las cura y que las sana”, recordó sobre el origen de su apodo.

Cada tanto recibe modelos que requieren su restauración y puesta en funcionamiento, que conviven unos días con una colección que supera los 200 radio receptores a los que hay que sumar vitrolas, bandejas tocadiscos, relojes antiguos y micrófonos de una infinidad de modelos.

Sergio Creis, que en la secundaria se ganaba el beneplácito de sus compañeros imitando a la perfección a sus profesores, comenzó su carrera gracias a la radio, cuando ganó un concurso organizado por la emisora LT8 de la ciudad de Rosario en 1985. Cuando, como a todo artista en el 2020, la pandemia lo alejó de los escenarios, la radio le devolvió el favor de reencontrarse con su público, permitiéndole reconvertir la actividad que realizaba en los shows en vivo, volviendo al medio que lo consagró. Como una retribución quizás, por haber reparado y puesto a funcionar tantas de esas pacientes que llegaban a sus manos. Hoy se proyecta en un nuevo desafío, rescatar el género del “Café Concert”, llegando a la gente con un humor sano, que en cierta medida restaure todo lo bueno que merece ser rescatado.

radios2.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario