El clima en Neuquén

icon
Temp
93% Hum
La Mañana padre

El dolor del padre que no pudo ver a su hija: "Pasó lo que nadie quería que pase"

Tras obtener un resultado negativo de coronavirus, Pablo Musse viajará otra vez a Córdoba para darle un último adiós a Solange, que falleció este viernes.

Esta vez, la Justicia Federal autorizó a Pablo Musse a viajar a Córdoba para visitar a su hija. Pero el permiso llegó demasiado tarde. Solange falleció este viernes de cáncer y el hombre de Plottier no pudo abrazarla por última vez. El fin de semana pasado, las autoridades le habían negado el ingreso a la provincia por sospechar que tenía coronavirus, pero los hisopados dieron negativo.

Ni los ruegos de su hija agonizante permitieron que Pablo la volviera a ver. Hace menos de una semana, el hombre se había subido a un auto junto a su cuñada para visitar a Solange en Alta Gracia. Las fuerzas de seguridad lo frenaron en el camino y le realizaron un hisopado. Como arrojó resultados dudosos, le ordenaron que regresara de inmediato para Neuquén.

Te puede interesar...

Así comenzó una travesía de destratos e injusticia. Pablo manejó casi 40 horas seguidas luego de que rechazaran su ingreso a Córdoba. Ahora, con la peor noticia sobre los hombros, dice que podría manejar 50. O las horas que hicieran falta para poder decir un último adiós.

“Pasó lo que nadie quería que pase”, dijo Pablo a LM Neuquén mientras se le embargaba la voz. En su casa de Plottier, hacía los últimos ajustes para emprender un nuevo viaje junto a su hijo y su cuñada. Antes, iban a ir directo a la sala de un sanatorio. Ahora, les tocará viajar a un funeral.

El dolor y la bronca se le entrecruzan; por haber perdido a su hija y por los ilógicos protocolos que no lo dejaron volverla a ver. Mientras la mamá de Solange los esperaba en Alta Gracia, Pablo tuvo que regresar a Plottier y someterse a un nuevo hisopado. Esta vez, las pruebas dieron un resultado negativo y la Justicia Federal autorizó el viaje. Pero la salud de Solange no pudo esperar tanto.

"Siento tanta impotencia de que sean arrebatados los derechos de mi padre para verme y los míos para verlo. Acuérdense: hasta mi último suspiro tengo mis derechos y nadie va a arrebatar eso. Lo único que necesito es que escuchen a mi familia y a mí", rogaba Solange en la última carta que escribió, luego de que su padre llegara muy cerca de su cama de internación, pero tuviera que regresar por los protocolos sanitarios impuestos por la pandemia.

Pablo Musse cordoba hija enferma

Por el resultado sospechoso del hisopado, el viaje de Pablo desplegó un gran operativo de seguridad. Desde su cama de internación, Solange se mantenía al tanto de los destratos que recibían, y escribió en su carta que su padre y su tía fueron tratados como delincuentes, sólo por buscar un último abrazo con su familia.

Las decisiones ante esta pandemia están en cuidarse con todas las precauciones. Y eso era lo que iba a pasar”, escribía Solange, al saber que justamente el exceso en esas precauciones no la dejaría despedirse de su propio padre.

Pablo prefirió dejar su teléfono apagado. No hay llamados que logren consolar su dolor por haber perdido a su hija demasiado pronto. Solange murió antes de poder disfrutar la adultez con plenitud. Y antes de que su padre obtuviera los permisos para que los ojos de ambos se encontraran otra vez.

ON - Pablo viajo a Cordoba (1).jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario