El drama de un nene en España

Se suicidó tirándose de un 5º piso porque no quería ir al colegio.

Madrid
"Yo estaba levantada, pero no me enteré de que se había movido de la habitación. Yo miré y vi las zapatillas en el suelo, con lo cual no pensé que él se había levantado, porque yo le tenía que dar unos temas de repaso de Naturales y Sociales. Entonces, cuando me di cuenta, me metí en la habitación, no lo vi y lo busqué como loca por toda la casa; luego vi, en el fondo de la cocina, la mampara abierta, me acerqué y, con la oscuridad, vi su sombra en el suelo", relató Carmen, la madre de Diego González, un chico de 11 años que se suicidó arrojándose de un quinto piso, en Madrid.

Había dejado una carta de despedida junto a Lucho, un muñeco de Los Lunnis, una serie de televisión infantil de marionetas que se emite en España, en la que saludaba a su familia y pedía que algún día pudieran odiarlo "un poquito menos" por la decisión que tomó.

Los hechos sucedieron el pasado 14 de octubre y, a pesar de las últimas palabras del niño, en las que hacía referencia a su escuela Nuestra Señora de los Ángeles, en el barrio de Villaverde (Madrid), la Policía descartó que se tratara de un caso de bullying, y la jueza de Instrucción 1 de Leganés se dispuso a archivar la causa.

En esa misma institución religiosa, María, una alumna, había intentado suicidarse en 2010. "Los profesores dejaban que otras niñas me pegaran porque decían que eso me haría más fuerte", le contó la niña al diario El Mundo en ese entonces.

"Sólo le pedimos a la magistrada que se ponga en nuestro lugar y que, al menos, investigue hasta el final", exige ahora la madre. Por su parte, Manuel, el padre de Diego, denunció que "en ese colegio están pasando cosas raras y, al menos, hay que investigarlo". El abogado de la familia agregó: "Es un colegio en el que se ejerce mucha violencia entre los propios niños".

Los forenses realizaron exámenes en el cuerpo del niño para saber si fue víctima de abusos sexuales "y, sin embargo, esas muestras no han sido analizadas jamás", cuestionó el abogado.

"No soportaba el colegio, la presión que tenía allí. En los últimos tiempos nada más decía: 'Mamita, yo no quiero ir al colegio'", contó la madre, quien le decía: "Pero hijo, si eres muy buen estudiante". Él respondía: "Sí, pero no, no, no", contó la madre del niño.

Su despedida
"Espero volver a vernos en el cielo"

"No aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir. Por favor espero que algún día puedan odiarme un poquito menos. Les pido que no se separen papá y mamá (...). Espero que un día podamos volver a vernos en el cielo. Me despido para siempre".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído