El clima en Neuquén

icon
25° Temp
33% Hum
La Mañana

“El Eternauta”,según Sasturain

La historieta de Héctor Germán Oesterheld fue dibujada por el talentoso Francisco Solano López.

Por Pablo Montanaro

La historieta de Héctor Germán Oesterheld fue dibujada por el talentoso Francisco Solano López.

Neuquén > Apasionado lector del género historieta desde su infancia en la localidad bonaerense de González Chaves, el escritor y periodista Juan Sasturain confesó que el encuentro en los primeros días de septiembre de 1957 con el primer número de la revista “Hora Cero” en la que comenzó a publicarse “El Eternauta” de Héctor Germán Oesterheld marcó “a una generación de pibes que nos agarró con el corazón abierto y el alma dispuesta a todo”.  
Consideró que la historieta escrita por Oesterheld y dibujada por el talentoso Francisco Solano López fue una “auténtica revolución formal e ideológica en el relato aventurero con un fuerte compromiso social”.  
“El Eternauta”, que apareció por primera vez el 4 de septiembre de 1957, se promocionaba como la historia de un hombre (Juan Salvo) que viene de regreso del futuro y que lo ha visto todo, la muerte de una generación y el destino final del planeta. Juan Salvo era el hombre arrojado a otra dimensión del tiempo que se convertía en el héroe que buscaba a su familia y el orden perdido. Por eso para Sasturain el héroe que creó Oesterheld “es un hombre común al que las circunstancias ponen a prueba y se revela para los demás y sobre todo para sí mismo como un héroe. Es el que está a la altura del desafío, aún con miedo y derrota incluida y se hace cargo de lo que cree, de lo que sueña, de sus convicciones y de sus sentimientos”, precisó.

Ficción verosímil
Consultado acerca de los aportes que la obra de Oesterheld originó en el género de las historietas, el conductor del programa televisivo “Ver para leer” respondió que en primer lugar “trasladó la Aventura (así con mayúscula como le gustaba escribirla) a la historieta como vehículo privilegiado: nada de lo que pudiéramos ver en el cine o en la televisión o leer en los libritos de género argentinos e incluso extranjeros se le aproximaba”.
Por otra parte, Sasturain afirmó que “hizo verosímil la ficción según la cual la aventura es algo que les sucede a otros en otra parte. Las cosas pasan o pueden pasar en el mismo tiempo y lugar en que son leídas, la realidad y el sujeto cotidianos se convierten en materia aventurable”, apuntó.
Otro de los aportes es que Oesterheld “rompió el sistema de la aventura convencional que no supone el triunfo como única alternativa. El héroe puede morir y puede ser derrotado, porque lo que lo define como tal es el resultado de otra batalla, la única valedera, que es la que debe librar consigo mismo: ser capaz de estar a la altura de lo que cree y de lo que sueña, más allá de todo”, precisó Sasturain.
Según el autor de la novela “Pagaría por no verte”, Oesterheld entendió la aventura “como algo mucho más sutil: la aventura es el lugar de la pregunta por el sentido”.

Moral de escritor
La coherencia entre hacer y escribir marcó la vida y obra de Oesterheld, secuestrado por un grupo de tareas de La Plata en abril de 1977 y que según la Conadep estuvo en centros clandestinos de detención como El Vesubio donde fue salvajemente golpeado y torturado y se cree que fue asesinado en 1978. “La moral de los personajes de Oesterheld es la moral del escritor”, explicó Sasturain. “El acto de escribir es para él una aventura, un desafío, el lugar donde expone lo que sabe, lo que quiere y, sobre todo, lo que cree. Por eso no sólo imagina y conjetura sino que aventura: pone el cuerpo detrás de lo que escribe. Llevó hasta las últimas consecuencias ese afán desmesurado, desesperado, de coherencia: obrar a la altura de lo que se ha escrito, que actuar y escribir sólo sean dos maneras de aventurar  y de crear un sentido bancado por la vida”.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario