El extraño caso de las hormigas de San Martín

Un efecto inesperado de la plantación de pinos ponderosa hace casi cuatro décadas.

Londres
Uno de los muchos servicios ambientales que nos prestan los árboles es el de absorber dióxido de carbono de la atmósfera.

Con la amenaza del calentamiento global, generado por la emisión excesiva de gases de efecto invernadero, plantar árboles parece una estrategia perfecta a simple vista: más árboles, más absorción de dióxido de carbono, menos calentamiento.

Sin embargo, según demuestra un estudio de un caso emblemático en San Martín de los Andes, si bien reforestar trae ciertos beneficios, puede también acarrear consecuencias indeseadas, informa BBC Mundo.

Amy Austin, investigadora del Conicet y la Universidad de Buenos Aires, y Adelia González Arzac, bióloga y doctora en Ciencias Agropecuarias, analizaron áreas reforestadas allí hace 35 años con un tipo de pino originario del oeste de Estados Unidos, y el estudio reveló que en la zona reforestada con pinos ponderosa ya no quedan hormigas.

70.000 hectáreas fueron plantadas originalmente con pino ponderosa en esa zona.

"Vimos cambios en la productividad primaria (en el crecimiento de las plantas nativas), alteraciones en la abundancia de la fauna del suelo, en las redes tróficas, en la descomposición y el reciclaje de carbono, y no sabemos cuáles serán las consecuencias de estos cambios", señala Austin.

Pero lo más notable fue la desaparición de las hormigas. Y el impacto se siente más en las áreas que antes no estaban forestadas.

"Las hormigas cumplen funciones clave en los ecosistemas, como el reciclaje de nutrientes, afectan la dinámica de la vegetación dispersando las semillas y además regulan e interactúan con otras poblaciones de insectos", afirma Arzac. No obstante, Austin se muestra cautelosa y califica los efectos como indeseados más que negativos, ya que aún no se ha estudiado en profundidad el verdadero impacto de la reforestación. De todos modos, sentencia: "En este caso, los costos superan a los beneficios", y agrega sobre la posibilidad de talar estos árboles: "Aún no sabemos si los ecosistemas podrán regresar a su estado original".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído