El clima en Neuquén

icon
11° Temp
45% Hum
La Mañana pacientes

El Heller recibe cada semana a tres intoxicados con monóxido

Con las bajas temperaturas, suben los casos de personas afectadas por la calefacción defectuosa. Tres pacientes fueron atendidos este jueves.

A partir de la baja abrupta de la temperatura, también creció la demanda de atención en el Hospital Heller de pacientes afectados por una intoxicación con monóxido de carbono. Una mamá con su hijo de ocho años y un hombre de 70 que vivía solo fueron los últimos atendidos en este centro de salud, y los profesionales aconsejan ventilar siempre los ambientes para evitar el riesgo de muerte.

"Una ventana abierta les puede salvar la vida", dijo la médica Luciana Ortiz Luna, que atendió en este hospital del oeste neuquino a tres pacientes en un solo día afectados por la misma causa: un grado elevado de intoxicación indirecta por monóxido de carbono. Todos presentaban síntomas que demuestran la falta de oxígeno en el organismo: dolor de cabeza, mareos y vómitos.

Te puede interesar...

Una mujer de 30 años con su hijo de 8 llegaron desde el barrio Ruca Antú con síntomas similares. El niño incluso se había desvanecido en su casa, por lo que acudieron a la guardia y allí los estudios médicos demostraron que estaban intoxicados con monóxido, una afección recurrente cuando bajan las temperaturas y muchos vecinos calientan sus viviendas con fuentes de calor que generan fuego.

"En este caso, ellos se calefaccionaban con un brasero. Y cualquier fuente de calor que produzca fuego puede potencialmente generar una intoxicación", afirmó Ortiz Luna, quien agregó que cada semana el Heller recibe entre dos o tres casos de personas intoxicadas por monóxido de carbono. "Se empezaron a notar con los primeros fríos", dijo.

Después de que pasaron ocho horas en observación, la mujer y su hijo fueron sometidos a nuevos estudios que ofrecieron parámetros normales. "Les dimos el alta y a los pocos minutos llegó otro hombre, de 70 años, que tenía los mismos síntomas y un nivel elevado de monóxido en el estudio de carboxi hemoglobina", explicó Ortiz Luna. Agregó que el hombre vivía en una casa alquilada cerca del hospital, que tenía un calefactor pero con escaso mantenimiento.

En ese contexto, ofreció una serie de consejos para evitar consecuencias fatales a causa de la intoxicación con monóxido de carbono. En primer lugar, recomendó ventilar siempre los ambientes, y mantener abiertas las ventanas en unos cinco centímetros para permitir la circulación de aire.

A su vez, aconsejó apagar todos los artefactos antes de irse a dormir, sobre todo cuando son hornos u hornallas, u otros artefactos que no hayan sido verificados por un gasista matriculado y puedan presentar fallas. "Cuando nos vamos a dormir, baja el nivel de alerta y dejamos de sentir los síntomas", dijo y explicó que la intoxicación podría ser fatal sin que las personas lo noten.

También recomendó estar atentos a los síntomas, como dolores de cabeza, mareos, desvanecimientos, vómitos o visión borrosa. Si otro miembro de la familia o las mascotas también se muestran afectadas, es señal de que hay presencia de monóxido.

Aunque reconoció que muchas familias no tienen más alternativa que usar las hornallas como fuente de calor y que tampoco tienen recursos para contratar a un gasista matriculada, recordó que el hábito de abrir las ventas y permitir la circulación de aire pueden salvar vidas durante la temporada invernal.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario