El hijo de un yihadista era el conductor del camión

El autor murió acribillado por las balas de la Policía después de haber provocado una tragedia.

Niza
Su cara recorre el mundo. Su mirada, en la foto de su registro de conducir, sigue provocando miedo. Murió acribillado por las balas de la Policía después de haber provocado una tragedia. El autor del tremendo atentado de Niza fue identificado como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un conductor profesional franco-tunecino de 31 años, cuyo departamento en el sector norte de la ciudad fue escenario de un allanamiento policial.

84 La cantidad de víctimas fatales por el ataque confirmadas hasta anoche.

El asesino tenía 31 años, tres hijos y estaba deprimido por el divorcio de su mujer. Estos son algunos datos clave del perfil que pudieron reconstruir en las últimas horas las autoridades.

Los vecinos de Bouhlel lo describen como un hombre solitario, no muy religioso, que por ejemplo ni siquiera había respetado el Ramadán a lo largo del corriente año. Sin embargo, según fuentes de la Policía, su padre es conocido como un extremista militante del partido islámico Ennhadha. Al parecer, en su ambiente familiar hasta habría miembros cercanos al radicalismo islámico: algunos de ellos habrían sido condenados por el derrocado presidente Ben Ali y lograron salir de la cárcel gracias a una amnistía en el 2011. Uno de sus familiares, precisan las fuentes, trabajaría en el aeropuerto de Niza.

Bouhlel era conocido por la Policía por episodios de violencia y uso de armas: sin embargo, los servicios de inteligencia no sabían nada de él y no tenía por otra parte antecedentes por terrorismo. Sus documentos se encontraban dentro del camión con el que atropelló a la multitud que el jueves celebraba un nuevo aniversario de la Toma de la Bastilla.

El camión usado en el ataque, según las mismas fuentes, fue alquilado por el propio Bouhlel el miércoles, poco más de 24 horas antes del atropello, en una localidad limítrofe de Niza, y la Policía inició una búsqueda para encontrar a posibles cómplices.

“Debo entregar helados”, habría dicho el atacante a los controles de seguridad, que lo dejaron pasar, señaló la TV francesa. Bouhlel entró despacio en el sector donde estaba la multitud y luego aceleró.

En medio de la investigación, ayer fue detenida la ex mujer del tunecino para ser interrogada. A todo esto, el mundo sigue consternado por este nuevo atentado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído