El clima en Neuquén

icon
22° Temp
42% Hum
La Mañana juez

El juez del escándalo en el híper dejó la audiencia y, otra vez, evadió los cargos

Luego de que la jueza rechazara los pedidos de la defensa y le diera la palabra al fiscal para la formulación de cargos, los imputados intentaron hablar, no se les permitió y decidieron irse. Se lo declaró en rebeldía.

El juez del escándalo del híper lo consiguió de nuevo. Luego de los abogados defensores solicitaran que el fiscal general subrogante trate la recusación al fiscal jefe Maximiliano Breide Obeid en audiencia, cosa que la jueza rechazó por decir que no corresponde por ser algo interno de la fiscalía, tanto el magistrado Piedrabuena como su esposa intentaron hacer uso de la palabra y al no permitírsela, se ausentaron de la audiencia. De esa manera, el fiscal no pudo formular cargos y solicitó la declaración de la rebeldía para ambos, lo que fue dictado por la magistrada interviniente.

"Esto ya es una vergüenza para todos nosotros, no solo para las partes, sino para el sistema judicial es una vergüenza. Es la primera vez que pido 4 audiencias, porque hubo una en que se trató la recusación de la jueza, para formular cargos", sostuvo el fiscal Breide Obeid en un momento de su alegato cuando explicaba que el fiscal general subrogante, Pablo Vignaroli, no se iba a hacer presente, porque ya había resuelto su recusación por escrito tal como establece el reglamento interno del Ministerio Público Fiscal.

Te puede interesar...

A ello, agregó que lo que esta situación está demostrado a la sociedad es que "en el sistema judicial todo se puede lograr, todo se puede trampear. Estamos dando un ejemplo vergonzoso que no se puede permitir más, somos todos el poder judicial y deberíamos dar el ejemplo".

De igual manera lo entendió y así lo resolvió la jueza Patricia Lupica Cristo al decir que la recusación pedida por los defensores ya había sido resuelta por el oficial jerárquico. "Sobre esa decisión no tengo incidencia, es una facultad del Ministerio Público Fiscal, que tiene autonomía funcional, y no tengo decisión que tomar. Es la cuarta vez que se presenta para una audiencia de formulación de cargos, para la que fui designada, el artículo 70 (sobre la recusación del fiscal) no es impugnable y por ello vamos a continuar con la audiencia de formulación", expresó la magistrada y le cedió la palabra al fiscal Breide Obeid para que relate los hechos que se le atribuyen al matrimonio sobre lo sucedido el pasado 12 de diciembre en un hipermercado neuquino.

Y fue en ese momento que todo "se desmadró", tal como más adelante el propio defensor Francisco Oneto calificó a la situación vivida. Fue en ese momento, que tanto Oneto, defensor de Piedrabuena, como Soledad Pérez de León, la representante de la esposa del magistrado neuquino, pidieron hacer uso de la palabra, incluso los propios imputados, pero allí la magistrada fue categórica. "Corten micrófonos para que doctor Breide pueda hablar y una vez que concluya el fiscal las partes podrán hacer uso de su palabra", sostuvo Lupica Cristo.

"Desde ya le digo que a mi no me van a formular cargos. Que traiga a la policía. Los espero acá sentada con mi hijo, que me vengan a buscar (...)", se alcanzó a escuchar a Liliana Geldrez, la esposa de Piedrabuena, hasta que le cortaron el micrófono por orden de la jueza y se pudo observar cómo la mujer quedó hablándole a la cámara pero silenciada. Lo mismo sucedió cuando el propio Piedrabuena y Oneto quisieron hablar. "Es una barbaridad que el operador me corte el micrófono", sostuvo el juez y su abogado: "No puede ser que le corten la palabra".

image.png

Sin embargo, la jueza volvió a pedir que silencien todos los micrófonos y que el fiscal continúe con el uso de la palabra. Breide intentó comenzar la formulación de cargos, pero inmediatamente desapareció de imagen Geldrez y a continuación lo hizo Piedrabuena; por lo que el fiscal aseguró: "No puedo formular cargos en estas condiciones porque no vamos a estar jugando al prende y apaga. Entiendo que es una conducta procesal que ha asumido y que suma a este escándalo con la desconexión acaba de hacer".

Ante ello, argumentando que "habiéndose desconectado, voy a Pedir que se declare la rebeldía de los imputados Diego Piedrabuena y Geldrez por haberse ausentado deliberadamente de esta audiencia en la cual se les iban a formular cargos". Además, agregó que no solicitará la detención de los mismos, pero que sí pedirá "que sean convocados a través de la fuerza pública a presentarse en la sala de audiencias de la Ciudad Judicial a efectos de realizar la formulación y asegurarse así que de modo presencial se pueda realizar".

Al pedido adhirió la querella de los policías denunciantes, conformada por los abogados Nahuel Urra y Alejandro Casas.

Ahora sí, la magistrada le dio la palabra a los defensores y fue allí que Oneto afirmó: "Creo que esto se ha ido de las manos, se ha desmadrado, porque se nos cortó el micrófono en una audiencia y no dejar hablar al defensor ni al imputado es lo último, siendo que el imputado puede hablar todas las veces que quiera".

Es que lo que la defensa pretendía era impugnar la resolución de la jueza sobre no convocar al fiscal general para debatir la recusación y por el lado de Pérez de León porque ella no había tenido oportunidad de dar sus argumentos sobre la recusación al fiscal; aunque la propia jueza aclaró que no tenía nada que resolver, porque escapaba de su órbita de alcance, sino que era algo interno al Ministerio Público Fiscal.

"La única cosa lógica que dijo Breide es que no corresponde la detención. Pero lo imputados comparecieron, por ahí se les cortó la luz y se da algo por cierto que no se sabe, como que se fueron deliberadamente", sostuvo Oneto y agregó: "Quieren inventar un supuesto del artículo 52 como irse de una audiencia por zoom, por lo tanto no corresponde la rebeldía y solicito que suspenda esta locura hasta tanto podamos recurrir su resolución".

A su turno, Pérez de León agregó: "Voy a solicitar que no se declare la rebeldía y voy a pedir la suspensión de la presente audiencia y vamos a impugnar su decisión. Porque el fiscal general resolvió sin escuchar los fundamentos de esta parte. Si sigue adelante con la formulación, nos corta esta posibilidad de recusar al fiscal".

Así, tras escuchar a todas las partes, la magistrada Lupica Cristo resolvió hacer lugar al pedido de la fiscalía y dictar la rebeldía para Diego Piedrabuena y Liliana Geldrez. "Ellos sabían que la audiencia había comenzado, adelantaron en el curso de diversas audiencias sobre si yo continuaba cediéndole la palabra al fiscal para que formulara los cargos. No solo avisaron, sino que se ausentaron", expresó y aclaró que pese a que la audiencia había sido pedida desde un inicio, aquel 22 de diciembre, por el Ministerio Público Fiscal, "de ninguna manera coarte la posibilidad de la defensa y los imputados; incluso en el 85% del tiempo quienes han llevado la voz cantante fue la defensa".

Los dos abogados defensores pidieron revocar la decisión de la magistrada argumentando que no correspondía dictar la rebeldía para sus defendidos, lo que la jueza de Cutral Co les rechazó y nuevamente argumentó porque había dictado tal medida. "El artículo 52 recepta el supuesto que se ha dado aquí. Cuando se da inicio a la segunda parte de la audiencia, para formular los cargos, los imputados se ausentaron y la única forma que tengo de poder activar todo el catálogo de garantías para los imputados es a partir de la audiencia de formulación de cargos".

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario