El límite entre lo bueno y lo malo

Por José Lummerman
Médico psiquiatra

Este tipo de eventos genera una preocupación importante en las personas afectadas y en el público en general. En primer lugar, porque la sexualidad humana tiene una significación de alto valor simbólico en la cultura y, en segundo lugar, por la importancia que en la actualidad la sociedad le ha dado a la preservación de los derechos y el respeto por el límite que impone la intimidad sexual todo individuo y la condena unánime a la transgresión de ese derecho.
Como aporte a la pregunta teórica respecto de la manipulación sexual de un niño de 11 años hacia una niña de 9 años, se me ocurren dos aportes:
Desde el punto de vista de lo conductual, si el niño no ha ingresado en la pubertad y, por lo tanto, no ha adquirido los caracteres sexuales secundarios (desarrollo genital y vello pubiano, entre otros), estaremos frente a una conducta de juego sexual infantil que está más relacionado con la curiosidad sexual que se desprende del instinto.
Por otro lado, siendo la diferencia de edad de 2 años importante en ese estadio de la vida, se plantearía una probable asimetría de poder en detrimento de la niña, quien no sabrá cómo evitar o frenar la situación si no lo deseara. En este caso existiría una situación de abuso desde la perspectiva ética y recomendaría la evaluación del niño para eventual tratamiento y de la niña para garantizar que no se radique el trauma.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído