El clima en Neuquén

icon
Temp
94% Hum
La Mañana música

El maestro empeñado en sacar música de la basura y llenar de instrumentos las plazas

Es rionegrino, trabaja en el área Artística Musical y desde hace años trabaja para dar forma a sus "cacharrófonos", salidos de objetos en desuso. Es conocido en el país, en el extranjero y publicó dos libros.

Cualquiera podría llegar a suponer, en este nuevo mundo más “verde”, donde todo cobra nueva vida, donde todo sirve en el “después” y todo se recicla, que los cacharros viejos también tienen (o les debemos) una nueva oportunidad. Latas viejas, maderas, cajas, caños de todas clases y medidas, corchos, alambres… y hasta las calabazas y las cáscaras de nueces.

Pero ¿que puedan cobrar nueva vida y también crear bella música?

Te puede interesar...

Hugo Garcé, docente rionegrino de una escuela primaria pública, desde hace años está empeñado en hacer música y “sacar” música de todo aquello que la gente descarta. De la basura. Y crear instrumentos ‘con todas las letras’.

Y eso es lo que hace, junto a cientos y cientos de chicos, sus alumnos. Así. Literal: “Todo lo que hay en la basura puede servir, tiene sonido”, les dice, y echan manos al asunto: crean sus famosos “Cacharrófonos”.

Guitarras que nacen de cajones viejos, cáscaras de nueces que ahora se convierten en silbatos, una kalimba diferente, cencerros con cajones de madera, flautas de todas formas y colores…

Todo sirve y el ingenio y el entusiasmo de chicos y grandes, lo transforman. Desde chicos, aprenden ese poder.

Creador de los “Rincones Sonoros” en cada escuela que recorre, actualmente también trabaja en el proyecto de crear estos espacios abiertos, para alegrar las plazas en Villa Regina, donde da clases en escuelas primarias.

cacha3 (1)(1).jpg

La idea es armar, con elementos más resistentes a la intemperie, rincones de música, bien equipados, en las plazas públicas, “para que cualquiera, para que todos”, dice, puedan hacer música en un lugar al aire libre.

Hugo Garcé es docente en el área Artística Musical y desde hace 27 años da vida a su proyecto de los “cacharrófonos”.

“El nombre –cuenta- es porque la idea es encontrar sonidos con lo que encontramos en el medio ambiente, cacharros, material descartable, y lo que la gente llama basura, desde los plásticos, hasta el cartón, aserrín, madera, todo lo que haya en el medio ambiente. Todo sirve, transformado en algo sonoro”.

Solo resta un poco de ingenio y maña para crear los instrumentos. “Hacemos silbatos, sonidos para hacer pájaros, cencerros con cajones de madera, guitarras con cajones de madera, guitarras con calabaza, tamborcito bongó, kalimba, flautas traversas, comunes, sikus, hasta un saxo, todo hecho con material descartable”, explica Hugo, que lidera esta iniciativa con sus alumnos desde tercero hasta séptimo grado.

Música al aire libre

“Esto está pensado también para las plazas públicas. Entonces en cada escuela donde trabajo armamos un Rincón Sonoro que consiste en diferentes tipos de instrumentos para dejarlos en la escuela para poder trabajar”. Y la otra ‘pata’ de esta propuesta es “llevar el Rincón Sonoro a las plazas, usando extinguidores, tubos de PVC grandes, latas, otro tipo de material más resistente al clima y la idea es que lo pueda usar cualquiera”.

cacha4(1).jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario