El MPN azul no está apurado

La fecha de elecciones internas es casi un secreto de Estado.

Fernando Castro

fcastro@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El 9 de septiembre vencen los mandatos de la conducción del MPN. Esto es, la presidencia de la Convención y la Junta de Gobierno, y el resto de la integración de ambos estamentos partidarios. Al acostumbrado revuelo que suele generar en la vida interna este proceso electoral, este año se suma la disputa de poder que lo subyace. Se trata de las fuertes diferencias entre el gobernador Omar Gutiérrez y su vice, Rolando Figueroa, una puja en la que también se juega parte del mapa político provincial del 2019.

Según la Carta Orgánica del MPN, el llamado a elecciones debería realizarse no más allá del 9 de julio, para resguardar los 60 días de plazo mínimo antes de la fecha de vencimiento de los mandatos. Los comicios deberían fijarse hasta 45 días posteriores a la realización de la convocatoria, siguiendo ese esquema límite, el 22 de agosto.

Fuentes partidarias afirmaron que no hay posibilidades de prorrogar los mandatos actuales, de acuerdo con lo establecido por la ley orgánica de partidos políticos.

La fecha no es la única clave por develar. Otro aspecto central es saber si el actual presidente, Gutiérrez, quiere seguir en la conducción del partido. El gobernador llegó a ese rol, al igual que Figueroa, ungido por los votos, pero previamente por la decisión del líder del espacio político preponderante, Jorge Sapag. Al mismo tiempo, hacia adelante, queda por saber cuál es la situación en la que está Figueroa, que se pegó al otro factor de poder dentro del partido, Guillermo Pereyra, y con eso motivó recelos en el resto del sector azul.

El líder petrolero, que hoy conserva la minoría de la conducción partidaria, pidió disculpas públicamente luego de criticar a la hermana de Sapag, Alma, electa diputada nacional, quien respaldó en el Congreso la reforma del cálculo en el pago de las jubilaciones nacionales. El senador del MPN había calificado de “vergonzoso” ese apoyo en Diputados.

Hasta ese momento había sido un crítico acérrimo, en la faz partidaria, del oficialismo azul, ante quien se posicionaba reclamando reformas para permitir, según dijo, mayor representación a las minorías, luego del desempeño del partido en las elecciones generales. Desde entonces, bajó los decibeles, de su crítica.

Como contexto, los próximos dos son años trascendentales hacia el 2019, momento en que el partido provincial debería reaccionar ante la irrupción de un rival de fuste, Cambiemos, con quien cayó derrotado en las dos elecciones del año pasado.

La interna del MPN tuvo históricamente algo de antesala de acceso al poder provincial. Esto es algo que de repente queda entre signos de interrogación por el mencionado desempeño electoral, si bien restan dos años donde el vínculo con el gobierno nacional, la marcha de la economía y la lógica de una disputa con otras características territoriales serán parte sustancial a la hora de inclinar la balanza para uno u otro sector.

Diferencias de la pareja de poder

El triunfo del 2014. En octubre de ese año, Gutiérrez y Sapag ganaron la interna del partido provincial. Promovidos por Sapag, se impusieron al gobernador Jorge Sobisch.

Convivencia compleja. Luego de ganar la otra interna del MPN, el gobernador y su vice se impusieron en la provincia. Desde entonces, las diferencias entre ambos tendieron a ser cada vez mayores.

LEÉ MÁS

El MPN azul ya lo piensa a Figueroa en la otra vereda

El MPN azul ya organiza su estructura para la campaña

Figueroa dice que sigue con la camiseta azul del MPN

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído