El museo tiene quien te cuente un cuadro

Un profesor de Historia brinda charlas para saber algo más sobre las obras.

POR PABLO MONTANARO / montanarop@lmneuquen.com.ar

Esa barrera infranqueable que se da entre una obra de arte y el público es la que pretende derribar cada quince días Lucas Guevara, un profesor de Historia que desde hace tres años lleva adelante el ciclo gratuito “Contame un cuadro” en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) de esta ciudad.

Los sábados a partir de las 18, un grupo de personas sentadas frente a una obra del patrimonio del museo basta para concretar este encuentro que se nutre con mirarlo desde diversos ángulos y con un enfoque transdisciplinario. El ciclo genera un espacio de reflexión sobre temas de actualidad a partir de analizar una obra y su contexto histórico.

“No es una charla o un curso que podría desarrollar un profesor de la Escuela de Bellas Artes o de Historia del Arte; mi interés tiene que ver con el contexto social, político e histórico de la obra”, aclara Guevara. Señala que esa forma de abordaje se lo permite su formación variopinta con que cuenta ya que estudió Cinematografía en Buenos Aires e Historia en la Universidad Nacional del Comahue.

Explica que su objetivo es ofrecer un recorrido por el contexto histórico, social y político de la obra de arte, la vida del artista y el movimiento que representa, entre otros aspectos. Incluso, afirma Guevara, “faltándole el respeto en el sentido de que le hago preguntas desde el presente, contextualizando el momento de aparición de la obra”.

Otro aspecto que aborda es el trayecto que hizo la obra hasta llegar al museo de Mitre y Santa Cruz. “Hago referencias a quién o quiénes donaron la obra, trabajo sobre las cuestiones simbólicas ocultas detrás de las obras de arte. Eso creo que despierta el interés en quienes asisten”, describe.

Guevara invierte entre 15 y 20 días para preparar cada encuentro y a veces un poco más. Y asegura que para acercarse a una obra de arte hay que hacerlo “con una mirada irreverente”. De alguna manera su tarea es desempolvar las obras. “Hay obras que producen como una especie de pánico en el público, no se animan a mirarlas, no saben si les gusta o no, crean como una distancia autoelegida”.

La idea de llevar adelante el ciclo surgió a partir de la tarea que desde 2012 viene realizando Guevara en capacitar a los empleados del MNBA en lo que respecta a la investigación de las obras que componen el patrimonio.

“Es una forma de darle valor al patrimonio porque como le sucede, por ejemplo, a los empleados de la Casa de la Moneda que todos los días ven billetes, llega un momento que es una mercancía más. En el museo tenemos obras que datan del 1520 a la fecha, y sucede que al verlas todos los días terminan convirtiéndose en rutina, pasan desapercibidas”, explica.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído