El clima en Neuquén

icon
31° Temp
28% Hum
La Mañana Soda Stereo

El neuquino fanático de Soda Stereo que tiene más de 300 posters

Gustavo Fuentealba es uno de los mayores coleccionistas del país de una de las bandas más importantes del rock.

“He pagado 6 mil pesos por un afiche de calle”, cuenta Gustavo Fuentealba a LMNeuquén para reflejar su fanatismo por Soda Stereo que lo llevó a desembolsar esa suma por el afiche de promoción de los cuatro conciertos históricos que la banda de rock, una de las más importantes e influyentes de la historia musical de Latinoamérica, brindó en el Estadio Obras Sanitarias en abril de 1986 en Buenos Aires. A sus 50 años, este hombre de Junín de los Andes, que trabaja en el Servicio Penitenciario de esa localidad, se ha convertido en uno de los mayores coleccionistas del país de la banda formada en 1982 por Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti.

Su fanatismo por el grupo se le despertó en plena adolescencia. “Lo primero que me llamó la atención era la estética que tenían, la ropa negra que usaban, los pelos parados, el maquillaje. Empecé grabando en casetes sus canciones que pasaban en la radio y luego pude comprarme los discos”, explica. Al mismo tiempo compraba las revistas de música donde aparecían los poster que comenzó a pegar en las paredes de la habitación de su casa y que con el correr del tiempo y la falta de espacio llegaron al techo mismo.

Te puede interesar...

Tenía 15 años, en mayo de 1987, cuando su padre no le permitió ir a ver a la banda que había llegado a Neuquén para presentar el disco Signos en el gimnasio de Independiente de Neuquén. Pero al año siguiente, en ocasión de la gira por Doble Vida, tuvo la oportunidad de verlos por primera vez. Su recuerdo de esa noche de diciembre de 1988 en el Estadio Ruca Che sigue intacto. “Con ese recital me volaron la cabeza. Estuve media hora parado sin poder creer que tenía enfrente a mis ídolos”, rememora.

“Empecé grabando en casetes las canciones que pasaban en la radio, luego pude comprarme los discos y las revistas en las que aparecían los poster que pegué hasta en el techo de mi habitación”, cuenta Gustavo Fuentealba, de 50 años, que vive en Junín de los Andes donde trabaja en el Servicio Penitenciario.
fanático-soda-stereo-junin-de-los-andes3.jpg

Despliega los materiales de su colección para la producción de fotos y señala que tiene más de 300 posters y afiches, además de numerosas revistas -desde Pelo, Super Rock a Generación X y 13/20-, casetes, discos tanto primeras ediciones como remasterizados, DVD, grabaciones de recitales, entre otros materiales.

Entre las rarezas muestra un afiche de la gira que hicieron por el disco Signos en Chile, auspiciado por la bebida Free que promocionaba los Free Concert en 1987. “Cuando subí la foto del afiche en las redes ni siquiera los coleccionistas chilenos tenían ese afiche”, precisa.

Dice que las tarjetas de cuando en sus comienzos el grupo se presentaba a tocar en boliches son muy preciadas por los coleccionistas. En su colección hay un volante de Lomas Rock de 1985 en el club Temperley que contó con varias bandas entre ellas Soda. “Es una reliquia, es increíble que aparezcan estas joyas a pesar del tiempo”; otra del boliche Pinar de Rocha de marzo de 1985 y de Star Light de Buenos Aires en mayo de 1986.

Tiene tarjetas de cuando en sus comienzos Soda Stereo tocaba en boliches. En su colección hay un volante de Lomas Rock de 1985 en el club Temperley que contó con varias bandas entre ellas Soda, del boliche Pinar de Rocha de marzo de 1985 y de Star Light de Buenos Aires en mayo de 1986. “Son una reliquia, es increíble que aparezcan estas joyas a pesar del tiempo”, expresa el coleccionista.

fanático-soda-stereo-junin-de-los-andes.jpg

Gustavo está todo el tiempo buceando en las redes sociales y en Mercado Libre en busca de materiales para sumar a su colección. También mantiene contacto con otros coleccionistas de la banda en Tucumán y Buenos Aires. “Entre los tres intercambiamos materiales”, acota. Entre las fotografías que guarda están las imágenes de la gira Animal para promocionar el álbum Canción animal. Junto a las fotos tomadas en el club Independiente el 29 de noviembre de 1990, Gustavo escribió “tuve la suerte de asistir en un día en que el viento en Neuquén era terrible y hasta último momento no sabíamos si se suspendía, pero por suerte pude disfrutarlos”.

“Pagué $2 mil por un volante de un recital de 1985”

Por estos días, Gustavo Fuentealba proyecta contar con un mueble para guardar sus materiales de la colección porque por ahora utiliza un placard. Además se encuentra ordenando el material en carpetas en forma cronológica. Dice que en sus ratos libres se encierra en la pieza, pone un disco de Soda Stereo y empieza con la tarea de ordenar. “El que no entiende esta pasión puede parecerle que uno está loco. Son materiales y objetos que para mí tienen mucho valor y detrás de cada uno hay una linda historia”, describe. Muestra un volante de un concierto que el grupo dio en el club Temperley en 1985 cuando habían sacado el primer disco. “Lo pagué 2 mil pesos”, acota.

Dice con orgullo que para el Día del Padre, sus hijos, de 8 y 10 años, le regalaron una remera de Soda Stereo. “Están acostumbrados a verme con mis materiales, ya los conocen y saben quién es cada uno”, señala.

El disco preferido de Gustavo es “Canción animal”: “me parece un discazo, pero todos tienen cosas lindas que me gustan como Doble vida y Signos”.

fanático-soda-stereo-junin-de-los-andes4.jpg

De la foto con Cerati a la revista imposible de conseguir

Uno de los tesoros de la colección de Gustavo Fuentealba es una foto con Gustavo Cerati en ocasión de la presentación de Bocanada, su segundo disco como solista en el estadio Ruca Che, el 7 de julio de 2000.

Esa noche, su ídolo le autografió una remera, un poster y el ticket de la entrada. Recuerda el momento en que lo tuvo frente a frente: “Había mucha gente, pude decirle ‘maestro’ y que lo admiraba. Siempre me imaginé ese momento de estar frente a mi ídolo y uno piensa todas las cosas que le va a decir, pero en el momento que se concreta te quedás sin palabras”, rememora.

A lo largo de todos estos años de coleccionista, ha conseguido muchísimo material y otros que no “por no tener plata”. Entre esos materiales deseados está un ejemplar de la revista Expreso Imaginario en donde aparece Gustavo Cerati en la tapa. “Es de la época de Nada personal, la vi una vez en internet y no la pude comprar porque no tenía plata. Después traté de rastrearla y nunca más la volví a ver”, explica.

fanático-soda-stereo-junin-de-los-andes5.jpg

Llevar adelante esta colección, buscar materiales por internet, comenta Gustavo, es una forma de relajarse de su trabajo en el Servicio Penitenciario de Junín de los Andes. “Me distrae, me relajo viendo las revistas, los discos, todo lo que he conseguido en estos años”, explica.

“Antes, para un coleccionista, vivir en el interior era una limitación, pero ahora con la tecnología te permite conseguir cosas”, expresa Gustavo. Agrega que “hay muchos otros que juntan cosas pero así como lo hago yo, son pocos. Hay un muchacho en Buenos Aires y otro de Tucumán, estamos en contacto y vemos que somos los que más materiales tenemos”, explica.

Para un coleccionista, lo peor es perder algún material valioso. Aunque las tiene impresas, Gustavo perdió los negativos de las fotos de la presentación de Canción animal en Independiente de Neuquén en noviembre de 1990. “Es para matarme, por suerte las tengo impresas”, acota.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario