El clima en Neuquén

icon
Temp
68% Hum
La Mañana Garraham

El neurocirujano del Garrahan que opera a los niños de Neuquén

Juan Manuel Liñares se mudó a la ciudad y formó una unidad de neurocirugía pediátrica en el Castro Rendón. Asegura que no es necesario viajar a Buenos Aires para practicar operaciones sofisticadas.

Podría haber sido apenas un mal trago de la infancia que iba a olvidarse después. Pero, para Juan Manuel Liñares, su enfermedad infantil funcionó casi como una brújula que marcaría, a futuro, todos los pasos de su exitosa carrera profesional. Así, cada opción vocacional lo llevó siempre cerca de la salud, cerca de un equilibrio entre el trato afectuoso y la rigurosidad científica. Y, sobre todo, cerca de los niños.

"Siempre estuve vinculado a la salud, primero porque de chico pasé mucho tiempo internado, fui paciente Garrahan, y también porque mis papás eran empleados de una farmacia", explicó Juan Manuel, que es neurocirujano pediátrico y el referente de la disciplina en Neuquén. Como creció rodeado de médicos, pastillas y recetas, no dudó demasiado el día de las inscripciones en la Universidad de Buenos Aires (UBA), y tampoco titubeó, a los 24 años y ya recibido de médico, cuando decidió elegir el hospital que lo albergó en la niñez para convertirse en residente de neurocirugía.

Te puede interesar...

Por su trayectoria irrefutable, el Garrahan es un centro de autoridad en lo que respecta a la salud de los niños argentinos. Para Juan Manuel, ese hospital fue mucho más que eso: además de ofrecerle los tratamientos para sus enfermedades infantiles, también fue el lugar que lo formó como neurocirujano infantil, que le ofreció las primeras prácticas profesionales y que le permitió conocer a Mariana Turza, una pediatra de alto riesgo a la que ahora puede presentar como su esposa.

Sin embargo, el espíritu inquieto de Juan Manuel se oponía a la idea de echar raíces en ese lugar. "Todos miran al Garrahan y yo quería irme del Garrahan", señaló él, que soñaba con la posibilidad de llegar con cirugías pediátricas complejas a otras puntos de la Argentina.

En ese plan de escape, se fijó primero en el exterior. Se capacitó en Francia y se mudó por un año a Estados Unidos para cursar en Harvard. En sus modos humildes deja entrever, apenas, un poco de todo su talento. Aclara que ingresó a la prestigiosa universidad sin problemas y que le ofrecieron crear una sede de investigación clínica de esa casa de estudios dentro del Garrahan. Ahora, ya instalado en Neuquén, sigue a cargo de ese espacio y se ilusiona con la chance de que otros médicos y enfermeros se especialicen con investigaciones a través de una sede en esta región.

SFP Juan Manuel Liñares Neurocirujano Infantil (3).JPG

Su llegada a Neuquén se dio después de un análisis cuidadoso que hizo con su esposa. Juan Manuel apostó a ganar en calidad de vida en una provincia con potencial en materia de salud. Este lugar le ofrecía las condiciones materiales para realizar cirugías complejas, pero a un ritmo más tranquilo del que aplicaba en Buenos Aires, donde hacía malabares para operar entre el Garrahan y el hospital El Cruce, en Florencio Varela.

Con una oferta de trabajo para Mariana como pediatra del hospital provincial, se trasladaron a la zona hace dos años, y fue entonces cuando Juan Manuel apostó a crear la Unidad de Neurocirugía Pediátrica del Castro Rendón, a partir del aporte de Claudio De Carli, que está a cargo del departamento quirúrgico pediátrico, y de Cecilia Tamburini, la jefa de Maternidad e Infancia de ese centro de salud.

"Cuando empezamos, en Neuquén se operaban a unos cinco niños por años y, desde que llegamos, en dos años operamos a unos 70 chicos, no tuvimos que derivar casi ningún caso a Buenos Aires, a excepción de un caso particular", explicó el profesional, y aclaró que el objetivo es que más neuquinos sepan que la provincia cuenta con la tecnología y los recursos humanos para realizar las mismas operaciones complejas que se hacen en el Garrahan.

Pedriata.mp4

Muchas veces, sus colegas de Buenos Aires reciben casos de neuquinos que viajan hasta la capital sin saber que en el centro de su propia ciudad pueden recibir tratamientos de ese tipo. La atención de Juan Manuel, que desde hace unos meses trabaja con un compañero del Garrahan, Juan Pablo Mengide, tiene otro diferencial: una relación de médico y paciente que sólo puede darse en el interior.

Mientras que muchas familias del interior esperan en el Garrahan por unos escasos cinco minutos con un residente, el neurocirujano dedica una hora entera para explicar las operaciones a sus pacientes infantiles. Entre los almohadones estampados de su camilla y los juguetes de madera pintada, se toma su tiempo para hacer dibujos y detallar, paso a paso, como serán esas operaciones complicadas que suelen provocar temor.

"Por lo general hay mucho miedo en las familias cuando les hablan de cirugías en la cabeza, por eso es fundamental el trato; los profesionales de pediatría solemos tener más calidez comparado a lo que se ve en otras especialidades", dijo desde su consultorio, con un estante repleto de juegos para sus pacientes.

Hospital Castro Rendón cirugía pediátrica de epilepsia.jpg

Tras aterrizar en una geografía donde aún está todo por hacer, Juan Manuel se ilusiona con la posibilidad de crecer a partir de la construcción del Hospital Norpatagónico, que promete convertirse en un centro de referencia para los tratamientos de alta complejidad. Y así, logró convencer a sus colegas y ya son varios los profesionales del Garraham que se afincaron en Neuquén, tentados por la calidad de vida y la oportunidad de proyectarse en el plano profesional.

Aunque la mayoría de los pacientes que operó Juan Manuel son neuquinos, también reciben muchas consultas desde ciudades rionegrinas, e incluso de Chubut y Santa Cruz. A paso lento, dan a conocer su trabajo y su presencia regional, lo que motiva más demandas de atención. En junio, por ejemplo, realizaron las dos primeras cirugías de epilepsia pediátrica en el Castro Rendón y, desde entonces, su teléfono suena con pedidos de pacientes con estas patologías.

A pesar de que el Garrahan sigue siendo la principal referencia en esta materia, haber realizado cirugías complejas fuera de Buenos Aires entusiasmó al médico con la posibilidad de ampliar la cobertura federal de este tipo de tratamientos. Por eso, considera que es necesario difundir la calidad de las prestaciones en Neuquén y la necesidad de seguir trabajando para tener todavía más especialistas, más equipamiento y, sobre todo, un sistema de gestión aceitado que resuelva las deficiencias de la actualidad.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario