maquedag@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Neuquén. Ciro Bustos tiene solo 5 años pero un corazón enorme, capaz de proponer iniciativas solidarias que ayudan a vivir mejor a muchos chicos. Aprendió de su mamá Carla Saez, siempre activa para colaborar con el Día del Niño, bingos y otras actividades. Ella le mostró que había gente que pasaba necesidades, y él no se quedó de brazos cruzados. Por eso lo conocen como “pequeño gigante” solidario, y a Carla se le hincha el pecho de orgullo.

En enero, Ciro tuvo la gran idea de regalar juguetes en la plaza de su barrio, el Don Bosco. Así empezó todo.

Otros chicos le pidieron que vuelva con más cosas y se le ocurrió juntar libros. No le fue tan bien como quería, pero no se quedó quieto y se entusiasmó con otra cosa. El 3 de junio escuchó que la pizzería Don Omar sorteaba una hamburguepizza y ayudó a juntar alimentos no perecederos.

Más tarde, se le ocurrió pedirle a su mamá que lo ayude a hablar en su jardín, el número 15. Hace pocos días, les contó a la seño y a sus compañeros que hay chicos que pasan hambre y frío.

Les dijo que muchos van a un comedor o a un merendero porque en sus casas no tienen qué comer. Pidió que lo ayuden a juntar ropa y alimentos, y sus amigos se entusiasmaron con la idea. Todos quisieron aportar su granito de arena. Padres, docentes, vecinos, todos fueron agentes multiplicadores del conmovedor gesto solidario que nació de un niño.

Juntaron ropa y alimentos y, ayer, Ciro salió a repartir algunas donaciones. Lo acompañaron su mamá y su hermanita Sofía, de cinco meses (su papá no pudo porque estaba trabajando).

También fue con ellos Alejandra Valesk, otra vecina que trabaja por el bien de otras personas.

Alejandra los pasó a buscar en su vehículo y los llevó a dos merenderos que no son asistidos por el Estado: El Trébol, de Martín Fierro, y Los Vecinos, de la toma 2 de Febrero.

Ciro se sacó el gusto de entregarles mate cocido, leche en polvo, té, azúcar y otros alimentos.

“Quedó muy emocionado, porque no conocía el lugar donde los chicos se sentaban a tomar la leche; y cuando lo llevé a su casa, me dio un gran abrazo y me dijo ‘gracias por llevarme’. Yo me fui con un nudo en la garganta y no podía callármelo, quise contar su historia”, relató Alejandra.

“Todavía tenemos mucho que aprender de los niños inocentes y de gran corazón”, expresó Valesk muy enganchada con Ciro.

“Si es por él, me llena la casa de chicos”

puntualmente, de ciro resaltó que “es un nene muy abierto para su edad, que tiene pensamientos que te dejan con la boca abierta”. Y acotó: “Su mamá lo acompaña con todas las cosas que se le ocurren”. Resaltó que hace años que su mamá participa activamente de actividades solidarias. “El nene mamó todo eso en su casa”, explicó Valesk.

Esta virtud fue creciendo con los años y se reveló cuando le faltaba muy poco para cumplir 5. “Si es por él, tengo la casa llena de chicos. invita a todos a tomar la leche y quiere adoptar más hermanos. No te deja de sorprender con las cosas que dice o hace. Se da cuenta de que hay gente que pasa necesidades y me pregunta si hay niños que pasan frío”, comentó carla.

Nunca había tenido posibilidad de repartir donaciones en un merendero. por eso, el jueves fue un día muy especial para ciro. “Quedó enamorado. Esa noche no se podía dormir de la felicidad que tenía”, recordó su mamá.

LEÉ MÁS

Conmoción en Las Ovejas: intentó violar a una mujer de 70 años en plena vía pública

Familiares buscan testigos del accidente fatal en la obra del Metrobús

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído